Pruebas de coches

Pruebas de coches

"Citroën C-Elysee 1.6VTi"


Correcto


La gama C-Elysee representa el coche global de bajo coste para la marca gala. Fabricado en España –y en China- pretende ser un producto moderno, capaz y con la calidad, motores y acabados acordes a su precio. Ni menos, ni más.


A falta de que se materialice el desembarco de las marcas chinas en nuestro continente (10 años llevan algunos hablando de su “inminencia”…) han sido los fabricantes europeos los que, al remolque de la crisis económica y viendo cómo había nicho de mercado sin cubrir, decidieron desarrollar y poner a la venta modelos que no estaban “exactamente” pensados para nosotros pero que, por los motivos antedichos, están funcionando la mar de bien.
Así, por una cantidad de dinero que suele estar alrededor de los 10.000 euros podemos comprar un coche nuevo de una marca reconocida como es Dacia, Fiat con su Tipo o este mismo Citroën.



Todos ellos representan productos que cubren una serie de necesidades muy concretas: Movilidad barata, duradera, espaciosa, relativamente actual y segura, sumando las garantías que conlleva estrenar coche.

También están funcionando como coches para flotas de empresa (el camino más recto hacia el beneficio es el ahorro de costes), flotas de alquiladoras como modelos baratos, taxistas, y gente a la que le gusta pasar desapercibida en el día a día reservando su SUV Premium para el fin de semana.

Visto su éxito, mucho tendrían que mejorar las cosas para que estos modelos desaparecieran de nuestro mercado. De hecho, yo estoy convencido de que han venido para quedarse. Siempre y cuando alguien no les haga una jugarreta a lo Chevrolet…



Nuestro protagonista se aúpa al escalón más alto de estos básicos de marca. Al menos, en potencia. Ya que nuestro Citroen con el acabado Shine fija su tarifa en 13.200 euros y aún así es superado en precio por su versión automática disponible, por los 1.6 que pueden funcionar con GLP y por el HDi100 que cuesta más de mil euros más. Todos ellos vendrían a poner de relieve esa maravillosa contradicción de la economía que nos habla de “ahorrar gastando más”. Quizá a la larga, pero según nuestros datos vas a necesitar un buen porrón de kilómetros para justificar el desembolso extra.



El C-Elysee construido sobre la plataforma del extinto C3 ha recibido una serie de retoques hace bien poco. En el exterior destaca el nuevo frontal con la parrilla rediseñada, grupos ópticos más trabajados y la inclusión de unos bonitos LED como iluminación diurna. También hay dos nuevos colores disponibles (nuestro gris y otro azul) y en la zaga los pilotos ofrecen ahora estética 3D.
No es un coche bonito pero tampoco es feo. No creo que nadie compre estos modelos por su estética arrebatadora, por otro lado.

El interior ha enriquecido su equipamiento con una nueva pantalla central táctil de 7 pulgadas que puede venir con el sistema Citroën radio-connect o nav-connect, este último, el que nosotros llevábamos, con navegador. También en esa pantalla veíamos la imagen de la cámara trasera, muy práctica y de serie en este acabado.

También ha ganado tamaño la pantalla de su sencilla instrumentación, que ofrece la información de un ordenador de a bordo bastante simplón. Así mismo hay una tapicería nueva y dos o más detalles. Lo demás, sigue igual.

Es decir, es un interior correcto, que no busca aparentar lo que no es. Todos son plásticos duros. Se ha buscado economizar sin caer en profundas lagunas de equipamiento y/o acabados.



El volante, que sólo es de cuero en el acabado Shine, no es multifunción y no se regula en altura. No hay sensor de luces ni de limpias. La consola es tremendamente vertical y además de la pantalla multimedia ofrece los mandos de un climatizador manual. Los botones de los elevalunas están junto a la palanca de cambios (el de los retrovisores se halla a la izquierda del volante) flanqueando un único posavasos.
Hay un reposabrazos muy pequeño y abatible entre los asientos, y menos mal, porque estorba un montón a la hora de manejar el cambio.

Por supuesto hay grandes huecos en las puertas y ofrece la peculiaridad –que seguramente gusta más en otros mercados a los que va destinado- de la apertura remota del depósito de combustible –palanqueta junto al asiento- y del maletero –botón-. Aunque este último sólo libera el cierre, no levanta la tapa.



Las plazas de atrás son bastante grandes. Tienen buena altura y dejan bastante espacio para los pies. Quizá la cota más crítica sea la anchura, pero aunque se tengan que apretar, tres pasajeros viajarán con relativa comodidad. Por cierto, que en este restyling hemos perdido el apoyabrazos de atrás pero hemos ganado el tercer reposacabezas. Lo uno por lo otro, está bien. Los mandos de los elevalunas vuelven a estar en el centro, no en las puertas, las cuales son ligeras y abren un montón para garantizar la buena entrada a su interior.

El maletero es otro punto fuerte de este coche. Sin llegar a las dimensiones pantagruélicas del Dacia Logan, ofrece 506 litros reales alojando rueda de repuesto bajo su base. Una base de material bastante lamentable, por cierto. Pero es buena idea ahorrar en lo que no se ve. Y este es el sitio ideal. Así, tampoco hay ganchos ni argollas ni la tapa está revestida.
El hueco de carga es bueno y a una distancia razonable del suelo, y la capacidad del maletero se puede ampliar abatiendo los respaldos delanteros 60/40. No queda un piso liso, pero vale.



Puesto a circular conviene recordar cómo se conduce un coche de propulsor atmosférico y cilindrada “modesta”. Esto es: subiéndole de vueltas.
Acostumbrado a los pequeños turbo, diésel o gasolina, la impresión inicial al moverse en este coche es ¿dónde están los 115CV que promete?. Bueno, pues estar están, pero con 150NM de par, aparecen ya casi en el último tercio del cuentavueltas. Esto nos da también otra lectura: los bajos no son precisamente buenos.



Para llevar ligero el C-Elysee vamos a tener que trastear con frecuencia con su cambio de marchas de 5 relaciones. No hay problema, ofrece un manejo satisfactorio y no se echa de menos una sexta velocidad.
El ruido proveniente de la mecánica también va a ser otro ocupante del interior, dado su esfuerzo y ya que el aislamiento no es de lo mejor. Al menos al ralentí casi ni se le oye. Y eso está bien porque no hay start&stop. Supongo que en la versiones de gasóleo la cosa será notablemente más escandalosa.
El consumo no ha sido especialmente bajo debido a que he conducido estirando las marchas, aún así se ha quedado en 7 litros a los 100kms de uso mixto, que no difiere tanto de los datos oficiales.

En términos generales es un coche cómodo de conducir, con una suspensión y dirección tirando a suaves y unos frenos, con tambores atrás, que cumplen correctamente con su función dadas las prestaciones del coche.
Supongo que este C-Elysee y el C-Elysee con el que José María “Pechito” López ganó tres veces el título del Campeonato Mundial de Turismos comparten poco más que el doble chevrón en el morro…



Volvemos a donde empezamos y es a hablar del precio de este coche de bajo precio y de si compensa. Bueno, seguramente yo buscaría un Citroën C4 de kilómetro cero por un similar montante económico. Lo que pierdo por no “estrenar” un coche al ser usado lo gano al llevarme un producto en el que no han “escatimado”. Aunque también es más pequeño y seguramente sólo podría optar a las versiones más básicas sin llevarme un equipamiento mucho más allá (pero tendría dos airbags más…). No sé, creo que el C-Elysee es un coche correcto y muy funcional. Un coche nuevo para el que busque un medio de transporte decente y no se quiera complicar.

galeria de imagenes Citroën C-Elysee 1.6VTi
  • Las principales novedades de diseño se encuentran en esta foto, como las nuevas luces, parrilla y llantas de aleación
  • Bajo un suelo de maletero low cost, se aloja una rueda de repuesto casi del mismo tamaño que las otras cuatro
  • Los mandos de los elevalunas están junto a la palanca de cambios. En plan años 80...
  • Otros mandos están en el suelo y a la izquierda del volante. Todo sea por no poner ni uno en las puertas
  • La pantalla multimedia es grande y su información y resolución muy correcta
  • El C-Elysee es un coche, en términos generales, agradable de conducir.


ficha tecnica
motor

Motor

  • Cilindrada: 1.585 c.c.
  • Potencia: 116 CV CEE
  • Par: 150 NM
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 5 velocidades
dimensiones

Dimensiones

  • Largo/ancho/alto: 441/174/146 cms
  • Peso: 1.089 kgs
  • Ruedas: 195/55R16
  • Maletero: 506 l
  • Cap. Depósito: 48 l
prestaciones

Prestaciones

  • Velocidad máxima: 188 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 9,4 seg
  • Consumo medio oficial: 6,4 l/100kms
equipamiento

Equipamiento

  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, 4 airbags, aire acondicionado, bluetooth, control de aparcamiento trasero, control y limitador de velocidad, luces antiniebla, luces diurnas LED, cámara trasera, pantalla táctil de 7", ordenador de a bordo…

Nuestra nota

Valoracion prueba 7.5
7.5

Cosas a favor

Cómodo de conducir
Buena capacidad de carga y pasajeros
Relación precio/producto correcta

Cosas en contra

Aire acondicionado algo flojo
Motor para llevar alto de vueltas
Algunos detalles de acabados

Editorial

Editorial coches

Lo poco que decimos de lo mucho que pensamos. Un pedacito de opinión sobre temas del motor.

Pruebas

Pruebas coches

Porque el movimiento se demuestra andando... y lo bueno y malo de cada coche, conduciéndolo.

Actualidad

Actualidad del motor

Un poco de lo que cada mes nos depara este apasionante mundo del motor.

Videos

Videos Curro san miguel

Cosas que merecen ser vistas. Divertidas, curiosas, impresionantes... pero siempre, interesantes.

Recomendaciones

Recomendaciones Curro san miguel

Promociones, ofertas, descuentos, nuevos productos... todo lo que un amante del motor debe saber... y tal vez tener.

Libro seminuevo Curro san miguel Libro que coche comprar y cual no
Curro San Miguel [ Periodista, escritor y probador de coches ] www.currosanmiguel.com
Siglo Veintiuno - De Cero a Cien Comunicación SL. CIF.B83913426