by AUTODOMINIS
EDITORIAL

"Larga la fían"


Me he resistido todo lo que he podido a escribir este editorial, pero el desconcierto creado, me ha obligado a abordarlo.

Hablo del anuncio de nuestro gobierno, ese al que por cierto no hemos votado los ciudadanos, de que su intención es prohibir los coches de combustión interna allá por el año… ¡2040!

Por mucho borrador de anteproyecto de ley que insistan en decir que están confeccionando para tal fin, una parte de la profesión hemos entendido que semejante disparate no es otra cosa que una argucia más de cariz “maketiniano”, estético o puramente electoral. Por ello mi reticencia a hablar del asunto. Sin embargo, las muchas consultas que me han llegado en este sentido han propiciado estas líneas.

Bien, empezaré a valorar el plazo dado que, como dicen en Castilla, parece que “larga la fían”.

En un mundo tan cambiante en el que los acontecimientos se suceden cada vez a mayor velocidad de vértigo, hacer planes a 21 años vista es, cuanto menos, una auténtica quimera. De hecho, no sé porqué se han limitado a hablar de prohibir los motores “convencionales” y no han prometido erradicar a su vez el hambre del mundo y dar con la cura contra el cáncer. Chico, vete tú a saber si en veinte años…

Hago esta comparación porque cuando se ha preguntado a los (i) responsables de esta ocurrencia acerca de “cómo se va a hacer esto”, han respondido diciendo que ya se está trabajando en ello. No lo dudo. También se viene trabajando en lo del hambre y el cáncer y se va a seguir haciendo. Pero parece que los que lo llevan son bastante más prudentes a la hora de ofrecer plazos.

Concluiré este apartado simplemente poniendo de relieve un dato: ¿Sabéis cuantas leyes y medidas relevantes ideadas en 1998 se han aplicado este 2018 (por jugar con lo de los 20 años)? Exacto, ninguna. Porque el Protocolo de Kyoto, que me viene a vuela pluma a la memoria en realción con el medio ambiente, se firmó efectivamente en 1997, pero no entró en vigor hasta 2005 y su aspiración era que lo hubiera hecho mucho antes. Y se ratificó en 2013 y se pactó un nuevo periodo de vigencia –con metas claras- de 7 años, es decir, hasta 2020. Algo bastante más razonable de lo que “esta gente” trata de vendernos respecto al automóvil.
Porque en este sector apenas podemos con asuntos pergreñados hace un lustro (como lo del protocolo WLTP, que ha habido que pedir prórroga) como para ir más lejos. Con razón las normativas “euroX” de emisiones se hacen cada dos años.

Y vamos con el fondo.
Ante semejante anuncio, la gente obviamente se ha hecho de bruces. Primero demonizar los diesel, y ahora esto. Conozco personas que iban a cambiar de coche pero lo han pospuesto no vaya a ser que en tres meses una nueva ocurrencia diga que también se van a eliminar los coches gasolina de más de tres cilindros, los que sean de color rojo o aquellos cuya denominación comience por la letra S. Vete tú a saber. Yo sin embargo espero otro anuncio en la misma línea que diga que… en cien años, todos calvos.

Sin extenderme mucho más, no puedo dejar de abordar el tema de los más beneficiados de esta feliz idea: las compañías energéticas. Sí, esas cuya cuota de producción procedente de renovables no pasa del 25% en un país en el que brilla el sol 300 días al año. Y que además, forzaron a que aprovecharlo tú por tu cuenta tuviera un gravamen. Una imposición injusta y mafiosa que este ejecutivo ni ha hablado de eliminar.

Tampoco están definidas las soluciones logísticas a los entornos rurales, a las viviendas en altura, las centrales de producción, la potencia necesaria de la red… y lo más importante, de dónde se van a sacar los impuestos que se dejarán de percibir por los hidrocarburos. Como dice Matthias Zink, CEO de Shaeffler, “habría que tratar el problema de las emisiones desde un punto de vista holístico”. Otra cosa es, simplemente, hablar por hablar.

Total, que ese borrador de anteproyecto no es más que un folio lleno de buenos propósitos (o no tan buenos) y vacío de contenido. Que a veinte años confían en que se olvide, pero que su publicación y discusión a día de hoy tenga las repercusiones buscadas en un plazo inmediato.
Unos y otros, insisten en seguir tomándonos por tontos, y eso es lo que más me duele.





Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).