by AUTODOMINIS

Nuevo Mercedes Benz Clase C

Nuevo Mercedes Benz Clase C

" La marca de la estrella actualiza completamente su berlina media a imagen y semejanza del la Clase E y la Clase S. Ahora es más grande, más eficiente, más moderna, más segura y más atractiva. "


La nueva Clase C ostenta dimensiones claramente dinámicas, incluso a vehículo parado, fruto de la combinación de un voladizo delantero corto, una batalla larga y el voladizo trasero. Este ímpetu, perceptible a primera vista, está subrayado por el deportivo capó con resaltes longitudinales. El parabrisas y el habitáculo adoptan una posición más atrasada. Los especialistas denominan «cab-backward-design» a estas proporciones clásicas. La anterior generación de esta serie supuso ya un importante salto cualitativo en cuanto al valor intrínseco del habitáculo. La nueva Clase C va aún más allá en el capítulo del lujo moderno. En el habitáculo se han adoptado algunos aspectos destacados de la nueva Clase S, si bien interpretados en una clave más deportiva.



Las superficies de la carrocería, con una sofisticada conformación escultural, generan un singular juego de luces en la vista lateral. Al mismo tiempo, los diseñadores han reducido a un mínimo las líneas características en la chapa. De esa manera adquiere mayor protagonismo la línea de cintura. En la vista lateral del Estate, el trazo moderno del techo y la luneta trasera inclinada subrayan el carácter deportivo del vehículo, sin que ello conlleve restricciones en la funcionalidad. Otros atributos de la presencia deportiva y dominante del vehículo son el ancho de vía amplio y las ruedas de diseño moderno enrasadas en el exterior (en formato de 17 a 19 pulgadas).

La calandra del radiador típica de la marca define la fisonomía del frontal. Todos los modelos poseen una estrella central, mientras que la ejecución y el efecto óptico de la calandra muestran diferencias en sus detalles. El modelo básico cuenta con una estrella central con lamas. En la versión AVANTGARDE se añaden elementos ornamentales en las lamas y un marco cromado en torno a la calandra del radiador y el faldón. Un distintivo que permite identificar a los vehículos con la línea AMG Line es la parrilla de efecto diamante en diseño de estrella en cromo.

La configuración de la zaga incluye los rasgos típicos de una berlina Mercedes-Benz. Al mismo tiempo, las luces traseras fascinan por su configuración con gran profusión de detalles y un diseño inconfundible, tanto de día como de noche. La berlina cuenta por primera vez en la Clase C con luces traseras de dos piezas. Las funciones de iluminación están divididas entre la pared lateral y la tapa del maletero. Gracias a la distribución precisa de los elementos interiores, las luces traseras hacen gala de un especial valor intrínseco en cada uno de sus detalles. Los elementos de adorno opcionales o específicos de las líneas en el parachoques trasero completan de forma estética la vista trasera. Tres nuevos colores —azul espectral, plata high-tech y blanco opalita— completan la paleta de pinturas para la carrocería.



La berlina y el Estate superan claramente las dimensiones de sus antecesores con una longitud de 4.751 mm y una anchura de 1.820 mm. La batalla ha crecido en 25 mm a 2.865 mm. Este aumento de las dimensiones redunda en más espacio para los pasajeros delante y detrás.
Pese al aumento de las cotas exteriores ha podido mantenerse el coeficiente de resistencia aerodinámica del antecesor, cx 0,24 para la berlina y 0,27 para el Estate.

El espacio de carga del Estate es 30 litros más amplio que hasta ahora, con un volumen de entre 490 y 1.510 litros. A continuación se resumen otras mejoras que aumentan la utilidad. La altura del espacio de carga por debajo del estor cubreequipajes y la longitud del espacio de carga han aumentado en comparación con el antecesor. El borde de carga es algo más bajo.



El tablero de instrumentos consta de dos secciones, una superior y una inferior. La sección superior es un perfil en forma de ala con nuevos difusores redondos, más planos que hasta ahora, que recuerdan a las barquillas de los reactores de una aeronave. La sección inferior incluye un elemento de adorno de generosa superficie. Este componente se prolonga sin solución de continuidad desde la consola central hasta el tablero de instrumentos. Otro rasgo que acentúa el cariz deportivo es la disposición de determinados componentes en torno al conductor. El tablero de instrumentos y el visualizador central están orientados ligeramente hacia él, en un ángulo de seis grados.

En el puesto de conducción destaca la pantalla LCD de alta definición. Este visualizador exento parece flotar por delante del perfil de ala y la superficie del elemento de adorno. De ese modo, el visualizador del conductor se distingue claramente de los puestos de conducción tradicionales con relojes clásicos. Los compradores pueden elegir entre una ejecución de 10,25 pulgadas (26,0 cm) y otra de 12,3 pulgadas (31,2 cm).



El visualizador central refleja asimismo el cambio de paradigma en el marco de la digitalización progresiva. Las funciones del vehículo pueden controlarse por medio de una pantalla táctil de alta calidad. Su formato vertical ofrece ventajas patentes, sobre todo para la navegación. La pantalla táctil parece también suspendida por encima de la superficie del elemento de adorno. Al igual que sucede con el tablero de instrumentos, la superficie de la pantalla está orientada ligeramente hacia el conductor. El visualizador central cuenta de serie con una pantalla de 9,5 pulgadas
(24,1 cm) de diagonal. Como equipo opcional está disponible una versión con pantalla de 11,9 pulgadas (30,2 cm) de diagonal.

Un aplique cromado de alto valor divide la consola central en una sección posterior, con el acolchado suave del apoyabrazos, y una sección anterior en color negro profundo brillante. A partir de esta superficie tridimensional nace sin solución de continuidad y sin intersticio alguno el visualizador central, aparentemente suspendido en el espacio.



Los modernos revestimientos de las puertas, con diseño moderno y muy reducido, envuelven el tablero de instrumentos. Los paneles centrales de las puertas con apoyabrazos integrados se desarrollan en dirección horizontal a partir de una superficie vertical. En analogía a la configuración de la consola central, también aquí se distinguen dos secciones, con un elemento metálico de alta tecnología en la parte delantera. Esta sección asume la función de un asidero para sujeción y para cerrar la puerta, y sirve de soporte a los interruptores para los elevalunas. Otro detalle destacado es el panel de mandos sobresaliente, en el que se han integrado el tirador para la puerta y los mandos para las funciones del asiento.

El diseño particular de los asientos opcionales —AVANTGARDE o deportivos— de la nueva Clase C utiliza capas y superficies envolventes, lo que les confiere una gran ligereza óptica. Los reposacabezas y su integración en el respaldo del asiento responden a una configuración completamente nueva, con un revestimiento cerrado que cubre los elementos mecánicos de ajuste.

Para la Clase C se ofrece un revestimiento de símil de cuero en efecto napa para el tablero de instrumentos, incluida la línea de cintura (equipamiento opcional, de serie con la línea AMG Line). La gama de elementos de adorno presenta superficies innovadoras. Esto incluye una nueva interpretación de los enchapados de poros abiertos en tono marrón y un enchapado de madera negro de poros abiertos atravesado en arrastre de forma por finos insertos de adorno de aluminio auténtico.

El visualizador del conductor y el visualizador central transmiten una vivencia estética cabal. Es posible seleccionar entre tres estilos de visualizado (discreto, deportivo, clásico) y tres modos (navegación, asistencia, servicio) para personalizar la apariencia de las pantallas. En el modo «deportivo», por ejemplo, predomina el color rojo, y el cuentarrevoluciones central se distingue por su dinamismo. En combinación con las líneas de equipamiento, la nueva Clase C equipa de serie iluminación de ambiente con cables de fibra óptica.

Al igual que la nueva Clase S, la nueva Clase C equipa la segunda generación de MBUX (Mercedes-Benz User Experience). El habitáculo es así aún más digital y más inteligente, pues tanto el hardware como el software han experimentado un gran salto cualitativo. Las pantallas LCD muestran imágenes brillantes que facilitan el control de las funciones del vehículo y de confort.

La nueva Clase C apuesta por una electrificación sistemática de todos los modelos y una estrategia inteligente de downsizing para establecer un nuevo estándar en el campo de la eficiencia. La gama de propulsores consta exclusivamente de grupos de cuatro cilindros de la actual familia modular de motores de Mercedes-Benz FAME (Family of Modular Engines). De ese modo, la gama de motores aporta una contribución esencial a la flexibilización del régimen global de producción de la marca, y permite conseguir los fines de electrificación en función de la demanda.

Tanto los motores diésel como los grupos de gasolina operan con sobrealimentación por medio de un turbocompresor y, por primera vez, también con la asistencia inteligente de un alternador arrancador integrado (ISG) en el margen bajo de revoluciones. Esta función los convierte en modelos híbridos parciales (Mild-Hybrid) de segunda generación, y es la clave de un desarrollo sobresaliente de la potencia. El ISG trabaja en interacción con la red de a bordo de 48 voltios, que permite implementar funciones avanzadas como planeo, boost o recuperación y conduce a una reducción clara del consumo. Al mismo tiempo, los motores arrancan de forma muy rápida y confortable, de modo que el conductor no percibe prácticamente la parada y el arranque del motor, ni la transición del modo de planeo con motor apagado a la impulsión mecánica con toda la potencia del propulsor. En el régimen de ralentí, la interacción inteligente del ISG con el motor de combustión interna es la clave de una suavidad de marcha sobresaliente.



Muy pronto, después del lanzamiento, se introducirán modelos híbridos enchufables de la cuarta generación. Sin necesidad de sustituir los motores básicos, la electrificación permite lograr un progreso importante. Gracias a una potencia de propulsión eléctrica de 95 kW (129 CV) y a una autonomía de unos 100 kilómetros (WLTP) en régimen exclusivamente eléctrico, los modelos híbridos enchufables de la Clase C permitirán al conductor realizar una gran parte de sus desplazamientos habituales durante muchos días del año en régimen eléctrico, sin necesidad de arrancar el motor de combustión interna. El motor utilizado es el grupo ultramoderno de cuatro cilindros M 254 en su versión de dos litros de cilindrada. El conjunto propulsor no solo hace gala de una gran eficiencia, sino también de un carácter claramente deportivo. Más adelante saldrán al mercado versiones híbridas enchufables con motor diésel, en variante berlina y Estate.

La generación más reciente del paquete de asistencia a la conducción aporta funciones adicionales y perfeccionadas en comparación con la anterior generación de la Clase C. El conductor queda exonerado de algunas tareas, y la conducción en situaciones cotidianas resulta aún más confortable y más segura. Si se reconoce un peligro, numerosos sistemas le ayudan a reaccionar correctamente a una colisión inminente. Un nuevo concepto de visualizado en la pantalla del conductor facilita la percepción del funcionamiento de los sistemas.



La nueva Clase C se fabrica en las plantas de Mercedes-Benz Cars en Bremen (Alemania), Pekín (China) y East London (Sudáfrica). Su puesta a la venta será inminente aunque aún no conocemos precios.


Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).