by AUTODOMINIS

Prueba del Mercedes Benz E220d Coupé

Mercedes Benz E220d Coupé

" Con razón y mucho gusto "

Con la versión coupé de la nueva Clase E, Mercedes Benz ofrece un producto con un diseño de enorme gusto y sensibilidad acompañado de una gama de motores con razón y sentido desde este inicial 220d para los que quieran gastar poco… en combustible.




La silueta del Clase E coupé me gustó desde el principio. Si hasta el parabrisas es un Clase E al uso –lo que no es mala cosa-, a partir de ahí los diseñadores se esmeraron para dotarlo de una personalidad independiente asociada al lujo y al buen gusto. La ausencia de pilar B, el techo en sueva caída, los pasos de rueda musculosos y ensanchados, a unión entre la luneta y la tapa del maletero, las ópticas con su huella lumínica distintiva… todo parece que se ha pensado y cuidado ex profeso para este coche, sin limitarse a quitarle dos puertas a la versión berlina.



Por supuesto hay que reconocer que el paquete AMG con ruedas de 20” de nuestra unidad de pruebas, que también exhibía el sofisticado color “Blanco Designo” y el techo panorámico opcional, acababan por redondear la presencia del conjunto… a base de talonario. Pues todavía no nos hemos subido al coche y ya nos hemos gastado casi 10.000 euros en opciones.

Si os soy sincero, todavía no he visto ningún E Coupé –al menos en detalle- sin paquete deportivo, con lo que no me atrevo a opinar si merece o no la pena semejante desembolso. Creo que es un coche bonito “per se” y sin adornos… y también reconozco que si fuera a comprar uno, yo lo pediría (aunque me conformaría con la rueda de 19” y el color blanco corriente y moliente para la carrocería).



Y si por fuera nos ha gustado, por dentro, directamente vamos a flipar.
Por supuesto vuelvo a decir que la configuración de nuestro coche de prensa se la debemos a aquel o aquella persona en Mercedes Benz España que tuvo la exquisita sensibilidad y holgura de cartera para obsequiarnos con lo que vale un Dacia en opciones y accesorios de puertas adentro.

La tapicería blanca es una preciosidad (aunque es algo sucia y lo digo por experiencia, ya que la llevo en mi coche) y combina extraordinariamente con el salpicadero revestido en cuero azul oscuro y los insertos interiores en madera clara de poros abiertos, que a su vez hacen resaltar los accionadores en acabado metálico y las toberas de aire de aspecto psicodélico y distintas a las del Clase E.
Realmente bonito.



Y por si esto nos pudiera parecer demasiado clásico o algo rancio (aunque doy fe de que no lo parece una vez visto en vivo y en directo) el punto de modernidad lo ponen las dos enormes pantallas, una para el cuadro y otra para el sistema de entretenimiento, y las casi infinitas posibilidades de iluminación del habitáculo merced a una buena ristra de ledes de colores e intensidades configurables.

Una vez que superamos esta especie de Síndrome de Stendhal abrumados por tanto detalle, pasamos a valorar cosas menos llamativas pero igualmente –o más- importantes.

El acceso al habitáculo lo permiten unas descomunales puertas algo pesadas, pero es que tienen que asegurarse de dejar el paso franco a los ocupantes de las plazas delanteras así como a los eventuales viajeros en las traseras. Los asientos también gozan de unas dimensiones generosas. Son un poquito duros, pero muy cómodos para viajes largos y con multitud de reglajes eléctricos, incluso del cabecero y la longitud de la banqueta.

La ergonomía es buena –el volante también se regula eléctricamente- y la visibilidad es todo lo correcta que permite un cupé, cosa que se soluciona incluyendo el sistema de cámaras perimetrales en tu carta de opcionales. Hay huecos pequeños y medianos diseminados por el habitáculo, pero tampoco abundan, pues la practicidad no es la filosofía del coche.



El acceso a las plazas se hace bien pero con paciencia. Los asientos delanteros basculan y se deslizan eléctricamente, pero a su ritmo. De hecho, seguramente estés ya sentado atrás y con el cinturón abrochado antes de que acaben ellos su maniobra.
Como en el Clase C Cabrio que tuvimos hace un tiempo, parece que Mercedes se toma muy en serio lo de que atrás pueda viajar alguien de manera real y no en sentido figurado.
Son sólo dos plazas, pero… menudas plazas. Sus asientos no les tienen casi nada que envidiar a los delanteros en tamaño y confort, y sus cotas permiten que dos adultos “bien criados” viajen a sus anchas y largas, no habiendo tampoco problema en el apartado de la altura ya que la caída más acusada del techo comienza con la luna ya detrás de sus cabezas.

Tampoco hay sensación de agobio y no sólo por la combinación de colores interiores, la luz que aporta el techo solar o el notable espacio, sino porque las ventanillas se pueden bajar hasta abajo. De hecho, si bajas las cuatro y abres el gran techo te puedes sentir a bordo de un coche tipo targa. Esto lo viene haciendo la marca en sus cupés desde primeros de los años 70. Y “mola todo”.
Igual que lo de la grúa que te aproxima el cinturón, que hace las delicias de pequeños y mayores desde que se empezó a montar en los coches de la estrella a finales de los 80.

El maletero, con innecesaria apertura y cierre eléctrico, cubica 425 litros algo cavernosos. No hay rueda sino el inútil kit reparapinchazos. Supongo que llegará un día en el que también se lo ahorren y te pongan directamente una pegatina con el numero de teléfono de la grúa.



Puesto en marcha este Mercedes hace suyos los buenos modos de la Clase E. Ante todo es un coche cómodo incluso con el paquete AMG que trae suspensión específica y altura rebajada. Es un coche sin malos gestos ni molestos rebotes sea cual sea la carretera. Esto penaliza su dinámica, como pudimos ver en nuestra zona de “handling”, pues una vez enfrentado al slalom de conos el Merc se debatía entre seguir fielmente las órdenes del volante y no agitar en exceso a sus pasajeros.
Lo hizo bien, pero fue algo más torpón que un, por ejemplo, Serie 6 Coupé de BMW que no duda en revolverte el estómago si con ello consigue pasar medio milímetro más cerca de la marca.



Los frenos, con discos perforados delante y sólo ventilados detrás, se muestran solventes y suficientes para detener los más de 1.600 kgs. del coche, y la dirección de asistencia variable ofrece la mejor comunicación en el modo Sport. Que no creáis que siempre es así.

El motor y el cambio lo he dejado para lo último por parecerme lo más “flojo” del coche. El bloque del 220d es el nuevo tetracilíndrico de dos litros y 194 CV que ya probamos en su hermano con puertas atrás.
Es mucho más suave y progresivo que el 2.2L todavía presente en la gama y además consume y suena menos. Nosotros hemos conseguido un registro fantástico de 5,9 litros a los 100 kilómetros recorridos en uso mixto. Al menos, que todo lo que te gastes en opciones, te lo ahorres en carburante. Además, su gran depósito –opcional- de 72 litros permite autonomías de más de 1.200 kms reales.



Lo “flojo” viene dado por lo, precisamente, flojo que se siente en determinadas circunstancias. Y ello no lo achaco al propulsor, sino al número excesivo de relaciones del cambio. Porque 9 velocidades son muchas velocidades aunque tengas 400NM de par disponibles. Las recuperaciones en 9ª y en 8ª son paupérrimas y el propio ordenador que controla el cambio lo sabe, por ello y a la menor insinuación del acelerador ha de bajar a séptima con el pequeño desfase en la respuesta que ello conlleva. De hecho, si seleccionas el modo sport de conducción, las dos últimas relaciones prácticamente desaparecen.
Sé que consumo y emisiones mandan, y que es un coche más confortable que dinámico, pero no deja de resultar hiriente cómo otros modelos se pierden en el horizonte de la autopista mientras tú tienes que ir poco a poco restando primero y sumando marchas después. Sí, una vez lanzado es una locomotora, sin embargo esa cierta sensación de debilidad sigue presente. Y eso que sobre el frío papel sus registros nos son malos. Sus prestaciones son razonables y sensatas para los tiempos que corren.



En el espinoso asunto del precio, poco que decir que no haya dicho ya de cualquier coche Premium que cae en mis manos. Si los 53.700 euros de tarifa son un importe ciertamente razonable para el coche que te llevas, los más de 70.000 a nada que te pongas exquisito son un escándalo que le hace perder el sentido y la razón, aunque no la sensibilidad ni el gusto, al coche. Seguramente con menos de la mitad de lo que te ofrezcan, te quedará un E Coupé de lo más deportivo/confortable/resultón. Si se mantiene la cabeza fría y se entra sin miedo en el concesionario, se puede salir con un muy buen coche.



NUESTRA NOTA: 8.5
Valoracion prueba 8.5
Cosas a favor

Estética lograda y diferenciada del Clase E
Comportamiento noble y confortable
Acabados y amplitud interior

Cosas en contra

Muchas opciones y muy caras
Demasiadas marchas
Puertas muy pesadas

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.950 c.c.
  • Potencia: 194 CV CEE
  • Par: 400 NM
  • Tracción: trasera
  • Caja de cambios: automática 9 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 482/186/143 cms
  • Peso: 1.660 kgs
  • Ruedas: 245/35-275/30R20 op.
  • Maletero: 425 l
  • Cap. Depósito: 66 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 242 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 7,4 seg
  • Consumo medio oficial: 4,2 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BS, EDB, ESP, TCS, Hill Holder, 6 airbags + de rodilla conductor, frenada automática de emergencia, asientos eléctricos, bluetooth, cámara trasera, parktronic, faros LED, control y limitados de velocidad, sensor de luces y limpias, climatizador bizona, modos de conducción, freno de mano eléctrico, tapicería mixta cuero/tela, volante regulable multifunción...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Mercedes Benz E220d Coupé

  • Las enormes pantallas para la instrumentación y el sistema de entretenimiento son alucinantes... pero reconozco que no aportan demasiado

    Las enormes pantallas para la instrumentación y el sistema de entretenimiento son alucinantes... pero reconozco que no aportan demasiado
  • Por supuesto son configurables través de numerosos menús

    Por supuesto son configurables  través de numerosos menús
  • La combinación cuero/madera/aluminio exhibe enorme gusto y calidad

    La combinación cuero/madera/aluminio exhibe enorme gusto y calidad
  • La iluminación interior puede ir de lo más pop a lo más clásico

    La iluminación interior puede ir de lo más pop a lo más clásico
  • Sin pilar B podemos bajar las 4 ventanillas y abrir el techo e imaginarnos en un gran descapotable

    Sin pilar B podemos bajar las 4 ventanillas y abrir el techo e imaginarnos en un gran descapotable
  • A pesar dell paquete deportivo AMG el E coupé siempre será un coche cómodo y veloz

    A pesar dell paquete deportivo AMG el E coupé siempre será un coche cómodo y veloz
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).