by AUTODOMINIS

Prueba del Volkswagen Golf R

Volkswagen Golf R

" GTS compacto "

La R representa la versión más prestacional de la gama Golf. Sin embargo, más allá de la radicalidad deportiva que sugiere su apellido, encontramos un verdadero gran turismo rápido y versátil del que disfrutar cada día.


Marketing manda y es comprensible que tras varias generaciones con la misma denominación en el tope de gama, no haya lugar a cambiarlo. Y por ello el Golf R puede llamar a cierta confusión. Sobre todo si atendemos a su carta de credenciales: motor 2.0T con 310 CV de potencia, 380NM de par transmitidos al suelo mediante una tracción integral 4Motion y gestionados por una caja de cambios DSG de siete velocidades. Todo ello le brinda unas prestaciones sobresalientes.



Suma y sigue: su estética diferenciada.
A pesar de ser un coche discreto, hay pinceladas aquí y allá que lo convierten en “cosa seria” a los ojos de aficionados y expertos. Hablo de las bonitas llantas de 19” (tan opcionales como imprescindibles), pinzas de freno específicas, la cuádruple salida de escape (de verdad, sin trampa ni cartón), taloneras, spoilers, alerón de techo y distintivos, obviamente.



Total, que cuando te montas y arrancas esperas una montaña rusa de taquicardia, adrenalina y algo de ibuprofeno para el dolor de espalda y cabeza al estilo del Mercedes A45 AMG, salvando las distancias de potencia y precio.

Pero no. Este Golf “va de otro palo”.

El interior del Golf R viene con el volante achatado en su base, unos excelentes asientos de alcántara, el velocímetro calado a 320 km/h y media docena de emblemas R. No deja de ser un Golf, pero eso desde luego no es nada malo.
Un compañero dice que de puertas adentro es como un Golf GTi pero cambiando unas siglas por otras. Sin darle la razón completamente, tampoco diré que ande muy desencaminado.



Con todo, la postura al volante es perfecta, con todo a mano y una visibilidad muy buena hacia todos los lados. Tenemos “digital cockpit” (no soy muy fan) amén del pantallón del equipo multimedia, en esta generación con manejo por gestos. Que no me ha respondido demasiado bien, la verdad.
Afortunadamente, para la mayoría de funciones importantes, se conservan botones físicos bien distribuidos entre consola y perímetro de la palanca de cambios.
Si le tengo que sacar una pega al interior será la oscuridad a la que, techo panorámico aparte, condena el único color disponible para la tapicería de los asientos: negro. Al igual que el bonito tartán del GTi, se podían haber inventado otra cosa para el R.



Las plazas de atrás son las plazas de atrás de un Golf , con formas de asiento muy marcadas y unas butacas extra largas. El túnel de transmisión es prominente, peroparece que molesta menos cuando sabemos que lo llevamos efectivamente “relleno” con un eje de transmisión a las ruedas traseras.
Asimismo, estas plazas ofrecen salidas de aire, altavoces en las puertas y bolsas tras los respaldos delanteros.



En cuanto al maletero, parece que el conjunto de escape de serie no resta espacio, pues hasta incorpora una rueda de repuesto de emergencia (pero buena). Desconozco si el modelo Akrapovic que oferta la marca en opción modifica el hueco.
Sus formas son regulares, hay una toma de corriente de 12v y ganchos para colgar bolsas. Los asientos son abatibles 60/40 y cuenta con hueco porta esquís

Vamos con lo que vamos. En marcha.
A pesar de sus cuatro trompetas en la cola, el Golf R arranca con bastante discreción. No hay rugidos pero desde luego, tampoco parece un 1.0T de tres cilindros. Comenzamos a rodar en modo “Normal”. Además de este, ofrece otros como “Eco”, “Individual” y otro marcado como “Race”.



El Golf R se mueve como un Golf “normal” dejando claro en cada salida que hay una reserva de potencia importante bajo el pie derecho. Pero no hay incomodidades ni malos modos. Pisada firme y segura, aplomo a cualquier velocidad en cualquier vía, un confort de marcha elevado y un consumo que sin ser bajo, tampoco se ha disparado, fijando su mejor registro en 8,3 litros a los 100 kms recorridos de uso mixto. Buen start&stop. Incordia lo justo.

Hasta este momento, me atrevería a decir que el R es menos GTi que el propio GTi, dada su mejor tracción y mayor peso. Por cierto, ambos frenan igual de bien, aunque el GTi que probé en su día equipaba el paquete Performance.
La dirección se muestra precisa y con una dureza en función de la velocidad bien calibrada. Pero… ¿dónde queda la R?
En pos de su búsqueda activo el modo “Race”. El sonido de escape cambia volviéndose más ronco y obsequiándonos con algún que otro petardeo, el cambio reduce de manera más frecuente y decidida y el resto de parámetros se mantienen más o menos invariados. ¿Decepción? En absoluto.



El Golf R de esta guisa se convierte en un coche tremendamente efectivo. Su superioridad puede resultar hasta insultante. Y es que es capaz de rodar realmente rápido sea cual sea la superficie, el tipo de vía y la pericia de su conductor. Un Golf GTi resulta mucho más exigente llevado al límite. Con el R sólo tienes que apuntar y disparar. Y a veces ni siquiera apuntar. Habrá puristas que lo tachen de coche poco desafiante o falto de drama. Estoy de acuerdo, pero desafíos y drama ya me sobran en el día a día. Es más, me sobra el modo Race. Al carecer de suspensión pilotada, la mayor parte del tiempo he llevado el Volkswagen en modo Individual con todo en configuración Normal excepto el sonido del escape (que lo puse en Race. Lo sé, soy un macarra). Y el coche va de fábula. Es muy rápido, es muy noble y seguro y se puede viajar con él a un ritmo de escándalo sin despeinarse. Al estilo de un Gran Turismo Sport… de tamaño compacto.



Y algo me hace pensar que en la marca lo saben, y por ello este modelo se oferta con carrocerías de 3, 5 puertas y Variant o ranchera, convirtiéndolo en un fantástico coche familiar con el que devorar kilómetros en autopista o autovía a tope de maletas, mascotas y enseres.

De su equipamiento decir que resulta más que completo, y a su vez se puede llevar hasta el exceso con una lista de opcionales a un precio más que razonable, claro, que es que de partida el Golf R no es un coche barato.



A los 43.870 de tarifa inicial hay que sumar los 800 que nos piden por las puertas traseras (sí, es muy divertido, las ponen como opcional), lo que nos deja acariciando los 45.000, o lo que es lo mismo, 6.000 más que un GTi Performance automático. A pesar de la enorme valía del R como coche rápido para todo, la diferencia se me hace gruesa, por ello tengo que criticar este punto, aunque bueno, los auténticos GTS nunca han sido baratos…


NUESTRA NOTA: 9
Valoracion prueba 9
Cosas a favor

Comportamiento intachable
Rápido, seguro y discreto
Tres carrocerías disponibles

Cosas en contra

Interior negro sí o sí
Precio algo elevado
Falto de cierto “drama”

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.984 c.c.
  • Potencia: 310 CV CEE
  • Par: 380 NM
  • Tracción: integral permanente
  • Caja de cambios: automática 7 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 425/179/149 cms
  • Peso: 1.450 kgs
  • Ruedas: 235/35R19 op.
  • Maletero: 380 l
  • Cap. Depósito: 50 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 250 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 4,6 seg
  • Consumo medio oficial: 7,0 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, Hill Holder, 6 airbags + de rodilla conductor, limitador y control de velocidad activo, frenada de emergencia, alerta de cansancio, climatizador bizona, faros LED, sensor de luces y limpias, cuadro de instrumentos digital, tapicería de cuero y alcántara, control de aparcamiento delantero y trasero, alarma, luz de giro, cristales tintados, ordenador de a bordo, conectividad Apple/Android, modos de conducción...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Volkswagen Golf R

  • Los asientos deportivos son excelentes. Lástima que sólo se puedan pedir en negro

    Los asientos deportivos son excelentes. Lástima que sólo se puedan pedir en negro
  • Al igual que el GTi, el R usa tecnología LED en toda su iluminación

    Al igual que el GTi, el R usa tecnología LED en toda su iluminación
  • Entre todas las huellas de dedos emerge la R cada vez que ponemos el coche en marcha

    Entre todas las huellas de dedos emerge la R cada vez que ponemos el coche en marcha
  • Detallazo: rueda de repuesto. Es de emergencia, pero de tamaño considerable

    Detallazo: rueda de repuesto. Es de emergencia, pero de tamaño considerable
  • Sea cual sea el tipo de vía, el Golf R se muestra tremendamente rápido y seguro

    Sea cual sea el tipo de vía, el Golf R se muestra tremendamente rápido y seguro
  • Si ves esa R acercándose en tu retrovisor... mejor hacerse a un lado o te vencerá por agotamiento

    Si ves esa R acercándose en tu retrovisor... mejor hacerse a un lado o te vencerá por agotamiento
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).