by AUTODOMINIS

Prueba del Mitsubishi Eclipse Cross 150T

Mitsubishi Eclipse Cross 150T

" Original y auténtico "

Mitsubishi rescata su denominación Eclipse y se la otorga a un SUV compacto pertinentemente apellidado Cross. Bajo el diseño original de su carrocería de moda se esconde, así mismo, más coche de lo que parece.





Por no salirnos de la tónica dominante, una semana más nos encontramos con otro SUV, segmento tan de moda en la actualidad. Y más allá de lo que sea o deje de ser el modelo puesto a prueba, reconozco que me empieza a crear ansiedad el plasmarlo de manera más o menos singular en un texto.

Menos mal que en este caso es un Mitsubishi.

Sí, porque mientras la mayoría de fabricantes andan con sinergias en cuanto a plataformas y grupos propulsores, así como diluyendo las diferencias estéticas entre su gama en una mera cuestión de talla, los japoneses de los tres diamantes van a lo suyo. Y lo celebro.



El diseño del Eclipse Cross es muy personal. Predominan los ángulos rectos y los pliegues muy marcados. El frontal recuerda a la última actualización del Outlander pero conserva su propia personalidad, el perfil recurre a una clara línea de cuña como no puede ser de otra manera al proponer una zaga truncada a mitad de camino entre un coche cinco puertas y los fenómenos de éxito como son los SUV falsos cupés. A mí, personalmente me gusta. Creo que está bien resuelto para tratarse de un coche de menos de cuatro metros y medio. Pero eso, que lo valore cada uno en función de sus preferencias.



En interior resulta sencillo una vez sentados a sus mandos. La calidad es correcta así como sus ajustes. La instrumentación es muy clara y completa y, a excepción del manejo del ordenador de a bordo que se hace con la mano izquierda mediante unos botones que oculta en parte el aro del volante, la ergonomía es buena.
Por supuesto hay una gran pantalla central que contempla manejo táctil para el equipo multimedia así como un mando un tanto raro entre los asientos. Una especie de “touch pad” que no es tal. El navegador, por cierto, se paga aparte.



La postura a sus mandos resulta obviamente más elevada que en un turismo convencional y los asientos son grandes y mullidos. Hay los huecos pertinentes y no más y el espacio para los ocupantes delanteros es de los más generoso del segmento. La visibilidad es buena, incluso hacia atrás con ese peculiar parabrisas partido que sólo tiene limpia en su parte superior (escondido bajo el alerón). Muchos compañero se quejan de esta solución de diseño, pero oye, teniendo cámara y dos buenos espejos a los lados… además ese pequeño listón de seis centímetros de ancho por un metro de largo tampoco es que te prive de ver demasiado. De hecho, a una distancia prudencial esa tira de plástico cae a la altura de la mirada del conductor que nos sigue, dando un divertido efecto en nuestro retrovisor de “conductor de incógnito”.

Las plazas traseras, por su parte, resultan estrechas. Y si delante es de los mejores de su nicho, detrás es de los peores. Supongo que el diseño obliga y no hay cota en la que destaque. Tres adultos viajaran bastante juntos y justos. Mejor alternar con ocupantes de diversas edades y tallas.



El maletero se acciona de manera manual y ofrece un buen espacio en la posición de banqueta más adelantada. El hueco es bueno, las formas son regulares y los respaldos se abaten 60/40. Hay un pequeño espacio bajo el plano de carga, pero muy pequeño, ya digo. La toldilla que cubre los equipajes es manifiestamente mejorable. De hecho, costaba que se quedara quieta en su sitio.



Hablando de quedarse quieto... Es el momento de ponerse en marcha.
Lo primero que me llama la atención de este coche es… su palanca de cambios. ¡Ostras! ¡Un cambio manual! ¡Cuánto tiempo!. Pero la sorpresa no acaba ahí (bueno, también sigue con lo de descubrir un tercer pedal al lado izquierdo…) sino que se acrecienta al encontrarnos con un clásico freno de mano de palanca. Esto cada vez me gusta más…

Una vez encendido, su motor 1.500 turbo de gasolina apenas emite ruido ni vibración, como es lo suyo. Saludo con gusto el renacer de este tipo de mecánicas. Metemos primera en una caja de tacto duro y preciso, soltamos freno de mano y a rodar.



Los primeros kilómetros los recorro con cierta sensación de confusión. O yo estoy más oxidado de lo que creía o este coche “tira” mucho más de lo que pensé en su momento. Porque quemo rueda en dos de cada tres salidas, si me despisto llevo la aguja del cuenta revoluciones al corte y, si me ven “unos que yo me sé”, me clavan un multazo de los gordos.

Este Eclipse Cross anuncia 163CV y 250NM casi desde abajo, pero es que para mí que esta unidad en concreto les ha salido vitaminada… y lejos quedaron los tiempos en que algunos fabricantes “sazonaban” los coches de prensa.
Pienso que de verdad hay más de 170CV bajo mi pie derecho, y todos ellos quieren salir a saludar a la primera de cambio.

Eso me hace conducir con más tiento del que pretendo. Dosificar y no estirar las marchas a pesar de que el motor gira como un poseso. Superados ya unos cientos de kilómetros con el Mitsu creo firmemente que la opción 4x4 (nuestro coche es sólo de tracción delantera) es imprescindible para quien quiera aprovechar todo el potencial del coche. Porque las pérdidas de motricidad son constantes a la que me quiero “dar una alegría”. A todo esto, no hay modos de conducción. Sólo un botón “ECO” que tentado he estado de pulsarlo para limitar las prestaciones del coche (pero me contuve). Hablando de prestaciones, hemos mejorado todos los registros de la marca. Por poco, pero ahí queda eso. Y lo podríamos haber hecho mejor si la palanca de cambios fuera un par de milímetros más corta. Y otra pega más, ahora que me estoy quejando: el Head Up Display es completamente invisible a tus ojos a nada que midas más de un metro ochenta. Da igual cómo lo regules. No se ve nada.



El chasis está a la altura de la “bravura” del motor. Tiene una suspensión cómoda pero no excesivamente blanda, los frenos tienen mucha mordida inicial aunque luego adolecen el cansancio y la dirección transmite… pues como todos los coches de ahora: artificialmente lo necesario. Pero es muy buena para maniobrar.
Puesto en carretera los 1.500 kilos en orden de marcha del coche le brindan un andar aplomado, seguro. Aunque luego no le pesan a la hora de manejarse con agilidad entre el tráfico urbano.
Si nos ponemos a hacer curvas en vías secundarias acusaremos las lógicas inercias de este tipo de carrocerías y el comportamiento “morrón” que corrigen en el acto unas ayudas electrónicas que funcionan mejor cuanto más difícil se lo pongas. De hecho, el Eclipse Cross hizo mejor nuestro slalom que una carretera de curvas.

El consumo en todo caso se mantuvo dentro de unos razonables 7,2 litros a los 100 kms recorridos en uso mixto. Bastante cerca de su registro oficial.



Valorando ya su equipamiento y precio decir que te llevas lo que pagas. Son unos 28.500 euros para un acabado Motion como el del coche de las fotos. La política de la marca (como la de la mayoría de orientales por no eternizarse en el transporte) es de casi no hay opciones. Pintura metalizada y luego dos o tres cosas que ya son accesorios. Eso fastidia porque si quieres tu EcliCross un poco más “curioso”, te tienes que ir a la versión Kaiteki que sólo la hay 4x4 (bien) pero con cambio automático CVT (mal). Y todo ello implica desembolsar 9.000 euros extra. Una pena. A todo esto, no habrá diesel pero a no mucho tardar aparecerá una variante híbrida que prometen ser bastante interesante.


NUESTRA NOTA: 8.5
Valoracion prueba 8.5
Cosas a favor

Motor suave y poderoso
Consumo y prestaciones
Originalidad estética y funcional

Cosas en contra

Motricidad comprometida
Navegador en App de pago
No hay versión 4x4 manual

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.499 c.c.
  • Potencia: 163 CV CEE
  • Par: 250 NM
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 440/180/168 cms
  • Peso: 1.465 kgs
  • Ruedas: 225/55R18
  • Maletero: 485 l
  • Cap. Depósito: 63 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 205 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 10,3 seg
  • Consumo medio oficial: 6,6 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, 6 airbags + de rodilla conductor, Hill Holder, acceso y arranque sin llave, climatizador bizona, cámara de marcha atrás, sensores de parking delanteros y traseros, equipo Multimedia con Android Auto/Apple Car, head up display, sensor de luces y limpias, ordenador de a bordo, luces de carretera automáticas, control y limitador de velocidad...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Mitsubishi Eclipse Cross 150T

  • Nutrida botonera a la izquierda del volante. Esta a mano, pero no a la vista.

    Nutrida botonera a la izquierda del volante. Esta a mano, pero no a la vista.
  • La pantalla está muy bien ubicada en lo alto del salpicadero. El navegador se consigue mediante App de pago.

    La pantalla está muy bien ubicada en lo alto del salpicadero. El navegador se consigue mediante App de pago.
  • Tres mandos casi desconocidos: palanca de cambios manual, freno de mano convencional y Touch Pad raruno.

    Tres mandos casi desconocidos: palanca de cambios manual, freno de mano convencional y Touch Pad raruno.
  • Este alerón que parte en dos la luna queda bastante deportivo y original...

    Este alerón que parte en dos la luna queda bastante deportivo y original...
  • ... a costa de comprometer un tanto la visibilidad trasera

    ... a costa de comprometer un tanto la visibilidad trasera
  • El Eclipse Cross tiene un tacto tan de rally, que no me extraña que haya sido la elección de Cristina Gutierrez para el Dakar.

    El Eclipse Cross tiene un tacto tan de rally, que no me extraña que haya sido la elección de Cristina Gutierrez para el Dakar.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).