by AUTODOMINIS

Prueba del Renault Mègane 1.3Tce 140CV

Renault Mègane 1.3Tce 140CV

" Energías renovadas "

Poco a poco la nueva generación de motores gasolina del fabricante francés se va extendiendo por toda la gama. Son unos propulsores que, amén de más eficientes en materia de consumo y emisiones, resultan mucho más edificantes de conducir.


Tras haber tenido ocasión de probar el Renault Captur S-Edition 150CV quedé con muchas ganas de ver cómo encajaría un motor tan bueno, ya sabéis, ese 1.3l que se atreve a propulsar los nuevos Mercedes A180-200, en el resto de la gama del fabricante del rombo. Y mi curiosidad fue a más tras conducir el Renault Talismán con el fantástico 1.8Tce también de reciente hornada y que comparte con el deportivo Alpine, entre otros.



Así las cosas, la amable gente de Renault con contactó en cuanto le empezaron a llegar unidades del nuevo Tce montado en Kadjar y Mègane. Optamos por testar a este último por ser un modelo tremendamente relevante en el catálogo actual del fabricante… y porque nos gusta más. De hecho, es uno de los compactos que sin duda ocuparía algún peldaño del hipotético podio del segmento, entre el Volkswagen Golf y el Ford Focus, tal vez. O el Honda Civic, no sé.

Hasta la fecha, la oferta de este modelo se vertebraba entorno a sus muy satisfactorios bloques Dci dejando los gasolina Tce como accesos a la gama o reservados a las versiones más deportiva R.S. Básicamente había dos: 1.2Tce –que se mantiene y es un propulsor sencillo y solvente- y el 1.6Tce, que hemos probado en diversas encarnaciones y no nos acabó nunca de “encajar”.
Ahora que la estrella del diesel comienza a declinar y el test de emisiones y consumos cambia de la norma NDEC a al ciclo más realista WLTP, era el momento de renovar esa gama sacando pecho, pues los renovados motores Energy (ahora el nombre de la familia es “GPF”) ya se estaban montando en modelos de otros fabricantes.



El 1.3Tce llega al compacto en cuádruple versión de potencia: 100, 115 140 y 160CV –sólo GT line-. Nosotros escogimos el intermedio, con acabado Zen color “Rojo Deseo” y estrictamente “casi” de serie para no condicionar la muestra con ruedas grandes, techos panorámicos u otras historias.

Bien, en la planta del coche así como en su interior o detalles no abundaré en exceso, ya que es un “viejo conocido” de todos pues lleva en el mercado desde finales de 2016 y se mantiene vigente como el que más.
Sólo decir que su interior es muy capaz, sus acabados son bastante buenos y su pantalla multimedia gigante me sigue sin convencer. Los asientos son muy cómodos, lo que se agradece, pues la postura a sus mandos te hace ir con la espalda bastante recta. Nada grave.

Desde el punto de vista dinámico sigue siendo un coche con un compromiso perfecto entre el confort y la deportividad, inclinando ligeramente la báscula hacia el primer lado en esta configuración estándar. Su aplomo es muy elevado en cualquier tipo de vía, es un coche ágil y manejable cuando las cosas se tuercen a pesar de no contar con el eje trasero directriz –“4control”- que sí que llevan algunas de sus versiones “ranchera” y a su dirección le sigue sobrando asistencia. Los frenos, muy bien.



El grupo motriz es, esencialmente, lo que destaca en un conjunto equilibrado y ya conocido. El motor de sólo 1.3 litros –pero 4 cilindros, gracias al cielo- ofrece mucho par prácticamente desde el ralentí y parece que no se vaya a agotar nunca. Estira las marchas hasta más de 4.500 vueltas y la siguiente relación nos sorprenderá empujando con nuevos bríos lo que hace que se sienta un coche verdaderamente rápido. De hecho, con el cronómetro en la mano pudimos verificar que nuestro coche mejoraba toda medida oficial. Por poco, pero lo hacía.

Asociado al cambio manual de 6 velocidades de manejo más preciso que rápido el Mègane es un fantástico automóvil para cualquier desempeño, sea circular por ciudad, lanzarse a la carretera o viajar a ritmo alegre por autopista. El ruido que llega al interior procedente de la mecánica es bajo y lo que se filtra no suena feo.
Y ahí no acaban las ventajas de este coche con este nuevo propulsor, porque el consumo también se ha visto netamente mejorado. Nosotros le hemos medido 6,2 litros en nuestra prueba de 100 kms de recorrido mixto… ¡Que es exactamente sus datos de homologación WLTP! Increíble. La primera vez que nos pasa.
Y décima arriba, décima abajo, ese consumo se mantuvo constante a lo largo de todos nuestros días de prueba.
Eso es medio litro menos “real” que el 1.6Tce (de 200CV, eso sí) y sólo una décima más de lo que logramos con el “antiguo” 1.2Tce de 130. Muy destacable.



Pero independientemente de lo mucho que corra y lo poco que gaste, me quedo con lo bien que hace ambas cosas. Es un coche muy agradable conducir con un motor que encaja perfectamente con el equilibrio de su conjunto.
En precio también se posiciona en una situación ideal. Cuesta unos 2.000 euros más que la pasada versión berlina 1.2Tce 130 en su mismo acabado pero, te garantizo, que te llevas mucho valor de lo pagado en ese incremento.


NUESTRA NOTA: 9
Valoracion prueba 9
Cosas a favor

Fantástico motor
Prestaciones y consumos
Conjunto homogéneo

Cosas en contra

Pantalla liosa (la de 8,7 pulgadas)
Indistinguible de “otro Mègane cualquiera”
Postura a los mandos “echada hacia delante”

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.330 c.c.
  • Potencia: 140 CV CEE
  • Par: 240 NM
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 435/181/143 cms
  • Peso: 1.231 kgs
  • Ruedas: 205/50R17
  • Maletero: 384 l
  • Cap. Depósito: 47 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 205 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 9,5 seg
  • Consumo medio oficial: 6,2 l/100kms (WLTP)
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, TCS, 6 airbags, sistema de frenada de emergencia, Hill Holder, alerta de cambio de carril, sensor de luces y limpias, sensores de parking traseros, control y limitador de velocidad, climatizador, ordenador de a bordo, reconocimiento de señales de tráfico, cuadro digital, pantalla multimedia de 7", faros antiniebla, navegador...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Renault Mègane 1.3Tce 140CV

  • A pesar de ser casi un tope de gama, en el acabado Zen los faros Full-Led se pagan aparte.

    A pesar de ser casi un tope de gama, en el acabado Zen los faros Full-Led se pagan aparte.
  • Bajo la base del maletero descubrimos una buena rueda de repuesto... y cómo han escatimado en pintura.

    Bajo la base del maletero descubrimos una buena rueda de repuesto... y cómo han escatimado en pintura.
  • El mando satélite tras el volante además de ser plenamente funcional, es un detalle de lo más vintage.

    El mando satélite tras el volante además de ser plenamente funcional, es un detalle de lo más vintage.
  • Sin carcasa ni goyerías. Este motor no necesita de decoración.

    Sin carcasa ni goyerías. Este motor no necesita de decoración.
  • Los asientos tienen un tamaño, un mullido y unas formas que los hacen verdaderamente cómodos.

    Los asientos tienen un tamaño, un mullido y unas formas que los hacen verdaderamente cómodos.
  • El cuadro digital ya no es de los más vistosos del mercado, pero presenta la información de una manera clara y completa.

    El cuadro digital ya no es de los más vistosos del mercado, pero presenta la información de una manera clara y completa.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).