by AUTODOMINIS

Prueba del Nissan Qashqai DiG-T160 aut.

Nissan Qashqai DiG-T160 aut.

" Sin bajar la guardia "

El Qashqai no puede dormirse en sus laureles de líder del segmento, por ello debe estar atento a todo lo que Renault-Nissan le pueda ofrecer para mantenerse vigente plantando cara a la cada vez más nutrida y agresiva competencia.


Por ello, en cuanto se comenzó a implantar el motor de 1.3 litros turbo de gasolina desarrollado junto a Mercedes-Benz entre los miembros de la familia Renault, era justo y necesario que el japonés contase con esa mecánica bajo su capó.



Y es que el propulsor 1.6 de gasolina existente hasta ahora como opción más potente de la gama no era un mal bloque, pero tenía margen de mejora y además, palidecía ante el empuje (en sentido figurado y literal) del mencionado 1.3, que hemos probado ya en diferentes modelos y configuraciones y siempre nos ha satisfecho ampliamente. El caso es que se podría haber mejorado, afinado, retocado… pero lo que no tenía solución era la caja automática X-Tronic de variador continuo. Funcionaba sí, pero lo hacía de una manera poco agradable como todas las de este tipo.

Así las cosas, ¿qué mejor momento que el ligero restyling adoptado en el Qashqai a primeros de año para dotarle del nuevo motor gasolina y el nuevo cambio automático de doble embrague (DCT) y siete velocidades?.



De esta manera, el modelo se ha garantizado poder luchar de tú a tú en una categoría en la que prácticamente un mes sí y otro también aparece un nuevo contrincante en la arena.

Para nuestra prueba contamos con el acabado tope de gama y la mecánica denominada DIG-T en versión de 160CV, pero que nadie desdeñe la de 140 pues es la misma y ya nos dejó fantásticas sensaciones en los coches en los que la probamos (Captur, Megane).
Obviamente, los 20CV extra se notan, y abren una brecha, notable pero no sobresaliente, tanto sobre el papel como sobre el asfalto a nivel de prestaciones. Al menos en este modelo.
Porque este Qashqai corre bastante, y no será infrecuente que las ruedas delanteras patinen en las salidas hasta que le cojas el punto al acelerador. Aunque su par no es muy elevado, lo “tira” desde muy abajo, con lo que hemos incurrido en más pérdidas de motricidad de las que nos gustaría, de hecho, tuvimos que repetir tres veces la prueba de aceleración pues perdíamos casi medio segundo en el arranque desde parado. Sería genial que esta versión contase con posibilidad 4x4, no por salir al campo sino para aprovechar todo el potencial mecánico. Sin embargo, ni la hay ni se la espera. Una pena.



Tomando las cosas con calma también se disfruta. No hay vibraciones, apenas hay ruido y el que se filtra no es desagradable. Su consumo es contenido en toda situación. Nosotros hemos medido 7,2 litros a los 100kms recorridos en uso mixto.

El cambio automático pone de su parte con unas transiciones entre marchas rápidas y discretas. Puede resultar algo violento en maniobras a baja velocidad (al estilo del antiguo DSG de VW) y dubitativo en el momento de arrancar en rampas (sobre todo marcha atrás), pero es cuestión de acostumbrase. Hay un carril para su manejo de forma secuencial, pero como a mí se me antoja que está puesto del revés (se sube velocidad empujando y se baja tirando) y no aporta nada pues él solito ya lo hace todo bastante bien, apenas lo he usado.

La plataforma del coche no ha sufrido modificaciones a la hora de adoptar los nuevos elementos pues ya era buena de por sí, y en base a eso dado que este 1.3 es uno de los bloques más livianos de la gama (y también pesa cerca de 10kgs menos que el anterior 1.6) el Qashqai se siente más ágil, más vivo en ciudad y carreteras secundarias y le percibo ligeramente menos aplomado que por ejemplo sus hermanos Dci una vez lanzado en autopista. Claro que la extrema suavidad de la dirección no ayuda. La suspensión sí que está más lograda alcanzando ese punto intermedio entre efectividad y confort. Los frenos, muy correctos. El llevar unos neumáticos netamente asfálticos supongo que habrá puesto su granito de arena.



Pero el modelo renovado no sólo trae novedades que no se ven. Hay otras que sí están a simple vista.

Todos los equipamientos se han enriquecido y se han incluido el acabado Q-Line y este Tekna+ cuya dotación de serie es abrumadora. En todos ellos a nivel estético se han modificado los paragolpes, la parrilla, se han introducido nuevos colores disponibles y cuentan con varias y preciosas llantas de aleación. También hay luces LED completas y se han enriquecido las opciones de seguridad, eso que empezaron llamando el “escudo de seguridad” de la marca y que incluye el control de velocidad por radar, el control de salida del carril, el sistema de frenada de emergencia, el lector de señales de tráfico, el avisador de objetos en el ángulo muerto y el sistema de visión 360. Y todo se puede activar/desactivar por partes o a golpe de un botón azul en el brazo derecho del volante. Un volante que es nuevo, por cierto, pequeño y moderno como el del Nissan Micra.



También hay mejoras en el apartado multimedia. Desde el acabado intermedio el modelo cuenta con la misma pantalla central de 7” pulgadas de siempre, pero su software se ha optimizado y ahora se pueden agrandar o empequeñecer los mapas con dos dedos y cuenta con conectividad Android e IOS. Lástima que siga colocada igual de baja y que siga haciendo reflejos…



La calidad no varía, siendo esta bastante buena. Los materiales dicen que se han mejorado, pero yo no lo he notado quizá por ir en un Tekna+ con todo adornado en cuero, y su apariencia es moderna pero sin estridencias. Los asientos forrados en Nappa son un poco duros, la postura al volante buena y la visibilidad excelente gracias a una gran superficie acristalada (enorme techo panorámico, a todo esto), los grandes retrovisores… y sobre todo a las cámaras perimetrales.

La capacidad es la misma que la del modelo “anterior” (2014) con unas plazas trasera capaces para tres ocupantes de talla media, con buen espacio para las piernas y asientos bien marcados. El maletero está en la media, pudiendo alojar en su interior tres maletas medianas sin necesidad de desmontar la bandeja y conservando el cajón que hay en su doble fondo.



Sin promociones (que las hay), el Qashqai 1.3 DIG-T 160 DCT Tekna+ sale por unos 36.000 euros.
Es caro pero su buen hacer en toda circunstancia, su versatilidad, su motor y su cambio y su equipo absolutamente completo hacen que merezca la pena apostar por él sin miedo a equivocarse a pesar de lo abundante de su competencia.


NUESTRA NOTA: 9.5
Valoracion prueba 9.5
Cosas a favor

Conjunto motor-cambio
Equipamiento de serie completísimo
Versatilidad y funcionalidad

Cosas en contra

La pantalla hace reflejos
Maniobras bruscas
Sin posibilidad de 4x4

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.332 c.c.
  • Potencia: 160 CV CEE
  • Par: 260 NM
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: automática 7 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 439/180/159 cms
  • Peso: 1.390 kgs
  • Ruedas: 225/45R19
  • Maletero: 430 l
  • Cap. Depósito: 55 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 199 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 9,9 seg
  • Consumo medio oficial: 7,1 l/100kms WLTP
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, & airbags, Hill Holder, sistema de frenada de emergencia, control de velocidad activo, avisador de objetos en el ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado, control de carril, sensor de luces y limpias, faros LED, asistente de luz de carretera, cámaras 360, pantalla multimedia de 7", ordenador de a bordo en color, asistente de aparcamiento, asiento del conductor con reglajes eléctricos, techo panorámico, tapicería de cuero...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Nissan Qashqai DiG-T160 aut.

  • Estas bonitas llantas de aleación son de serie en los acabados Tekna+ y Q-Line.

    Estas bonitas llantas de aleación son de serie en los acabados Tekna+ y Q-Line.
  • Los faros son totalmente LED y ofrecen iluminación activa y luces largas automáticas.

    Los faros son totalmente LED y ofrecen iluminación activa y luces largas automáticas.
  • El cuadro no ha cambiado y sigue siendo muy completo. El volante sí que es nuevo y resulta más moderno y atractivo.

    El cuadro no ha cambiado y sigue siendo muy completo. El volante sí que es nuevo y resulta más moderno y atractivo.
  • Aunque la pantalla siga siendo la misma, el software del equipo multimedia se ha mejorado mucho.

    Aunque la pantalla siga siendo la misma, el software del equipo multimedia se ha mejorado mucho.
  • El nuevo cambio DCT de siete velocidades le sienta estupendamente a este Qashqai.

    El nuevo cambio DCT de siete velocidades le sienta estupendamente a este Qashqai.
  • Su apariencia es cruda y rudimentaria, pero este propulsor es una auténtica joya.

    Su apariencia es cruda y rudimentaria, pero este propulsor es una auténtica joya.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).