by AUTODOMINIS

Prueba del Opel Corsa 1.2T aut.

Opel Corsa 1.2T aut.

" Bien mezclado "

El primer Corsa de la era PSA de la marca alemana tiene que demostrar que, más allá de los crossover de la gama, la mezcla de componentes entre las marcas del grupo le es propicia y conserva su esencia.


Exteriormente Opel ha buscado una nueva línea de diseño acorde con el ADN de la marca sin por ello renunciar a elevados toques de modernidad. Sin embargo, no encontraremos aquí rasgos de “coche temático” como en su primo el Peugeot 208 y las garras del tigre por doquier.



El Corsa ofrece un frontal agresivo sin recurrir a excesivo artificio. Tenemos unos muy bueno faros LED enmarcando una parrilla protagonista que se subraya con un paragolpes envolvente con una gran toma de aire y los faros antiniebla-luz de giro muy disimilados a ambos lados. Pero lo que a mí más me gusta de esta vista del coche es el capó, con sus nervaduras discretas en los flancos y una muy marcada en el capó. Creo que le da personalidad al coche.

En el lateral destaca el techo pintado en contraste de color negro. Reconozco que no soy muy partidario de estas mezclas sobre todo cuando tienes una pintura tan llamativa como el naranja de nuestra unidad de pruebas, pero no voy a negar que este caso queda bastante bien realzando incluso el color principal. En la chapa la cosa se vuelve más barroca con abundantes pliegues, líneas de fuerza y captadores de luz. Parece obvio que este punto la marca alemana ha recibido cierta inspiración de los departamentos de diseño galos, pues Opel siempre fue bastante más discreta en este flanco. Muy bonitas las llantas de aleación de color negro en 17 pulgadas opcionales en este acabado Elegance. Y horrorosa la tapa del tapón de llenado del depósito de combustible. Enorme. Entiendo que es para que en la versiones diesel también aloje la boca de llenado del adblue.



De la parte trasera me quedo con los afilados pilotos y con cómo la pintura del techo se extiende más allá de la línea de la luna trasera. Busca dar mayor sensación de anchura y desde luego lo logra. En el paragolpes los catadriópticos están bastante expuestos a golpes tontos así como el antiniebla central. Un toque muy Peugeot, por cierto. Pero lo que más me disgusta es el churro que lleva por escape. Una pena que haya que optar por las versiones GS Line para tener unas salidas más trabajadas.



Y puesto que hemos hablado de sensaciones, una común entre los que ven el coche por primera vez es que es más pequeño que el anterior Corsa. En realidad, apenas se llevan nada, pero es verdad que puede parecer más corto de talla. Supongo que es porque ahora ofrece una silueta más redondeada… y darle un aire más deportivo para que nadie eche de menos la versión de tres puertas (que no va a haber).

Claro que en el interior esa sensación desparece para convertirse en realidad. Sobre todo en las plazas traseras. Aquí, efectivamente, se ha perdido espacio.



El que hay está bien, pero las puertas son más pequeñas, abren menos, el techo está más cerca y el marco es más prominente. Una vez dentro, como digo, el espacio es correcto. Dos adultos de hasta metro ochenta irán bien y tres también siempre y cuando el tercero sea un pez, un reptil o nada que tenga hombros. Desde luego, no un humano. Aquí también voy a criticar la escasa iluminación y la ausencia de salidas de aire.

Vámonos delante que seguramente sea lo que más nos interese pues no parece este un coche para conducir con chofer.

Bueno, pues estas plazas están mucho mejor resueltas. Muy buenos los asientos procedentes de PSA que ahora pueden tener masaje y demás. La instrumentación es convencional, aunque hay una digital en opción. Doy muchas gracias a la marca porque hayan dejado el “cockpit raruno” del 208 exclusivo para el Peugeot. Porque en realidad no aporta nada más que puro efectismo y obliga a tener un volante más pequeño de lo recomendable y ubicado casi a la altura de las rodillas. La información que ofrece el Corsa con sus esferas analógicas es más que completa y viene con un ordenador de a bordo pleno de datos y de menús. El volante tiene un tacto muy agradable, la postura es buena y se consigue enseguida –a pesar de no contar con regulación de la altura de los cinturones- y la visibilidad es la esperada… con tan escasa superficie acristalada.

También todo queda a mano aunque para ello se haya tenido que desplazar la pantalla multimedia central un palmo hacia ti haciendo que a la consola central le salga una chepa de lo más antiestética. De frente no se ve, pero si miras de perfil desde la puerta del acompañante la verás.



El mencionado equipo multimedia es PSA, pero los “cabezacuadrada” alemanes deben haber insistido en dejan los mandos de la climatización aparte. Dios se lo pague. Así es todo mucho más sencillo, intuitivo y seguro. Pero… ¿Por qué ponen dos roscas de temperatura si sólo es de una zona?. En fin, la calidad de los materiales empleados es la adecuada para un urbano siendo su apariencia mejor todavía pues casi todos los plásticos, aún siendo duros, vas recubiertos de acolchado. Los ajustes son buenos y huecos para dejar objetos. El de la base de la consola central además puede cargar tu móvil por inducción. La palanca del cambio automático es 100% PSA y el freno de mano por botón, al parecer es opcional. No obstante, el equipamiento de serie de este Elegance es notable, mejorando sensiblemente el inferior Edition y no quedándose lejos del superior GS Line que básicamente sólo incorpora cinco o seis detalles más de corte “Sport”.
Las opciones, hasta donde tengo visto, son bastante asequibles como el Pack Safety que lleva el control de crucero inteligente por 200 euros, los faros LED Intellilux que son una pasada por 600 o la cámara de visión trasera y sensores de parking por 400.



No he dicho nada del maletero. Pues ahí está. Son 309 litros que lo deja bien colocado en el segmento sin rueda de repuesto, ni apertura eléctrica y con un plano de carga cerquita del suelo.

Vamos a ponernos en marcha.
Aquí tal vez sea donde más PSA nos vamos a encontrar, pues plataforma, cambio y motores son del fabricante francés. Pero el toque de Opel es distinto. De hecho, al entrar en una familia con tantos miembros (Peugeot, Citroën, DS… y veremos si llega alguno otro más) era importante que todos se distinguieran en marcha entre ellos. Algunos de mis compañeros han criticado al Opel diciendo que el 208 va mejor o al 208 diciendo que el DS3 va más fino. Bueno, pues yo creo que esa es la idea, si todos fueran igual, incluso igual de bien, apaga y vámonos.



El Corsa exhibe un comportamiento más rutero que el 208. Va más suave aunque no es en absoluto un coche blando (eso se lo dejan a lo Citroën). Tiende a irse un poco más de morro cuando le buscas las cosquillas haciendo curvas o pierde aplomo en autopista a velocidades superiores a las legales. Pero chico, a mi me sobra y me basta. Es más, lo prefiero a ir apretando los dientes con cara de velocidad como si fuera en un Peugeot. Muy manejable, muy noble y con unas ayudas electrónicas de funcionamiento impecable. Tanto que en el test de eslalon era más rápido con ellas puestas que apagadas.

Tampoco es un coche ruidoso, el tacto de la dirección es correcto y los frenos se han mostrado bastante potentes a lo largo de la prueba. Pero para potencia, la de su motor 1.2 turbo.



Ya he tenido ocasión de conducir este tricilíndrico en otros coches del grupo, pero en ninguno me ha gustado más que en este coche. Quizá por llevar asociado el cambio automático de 8 relaciones por convertidor de par cuyo único pero es su selector de cambio. Porque todo lo demás lo hace bien. No obstante yo creo que su buen rendimiento tiene que ver con la puesta a punto o mapa motor que le ha dado la marca. Muy pleno de fuerza a cualquier régimen y aguantando marchas de manera más que correcta. Así, los 100 caballos de fuerza que ofrece parecen muchos más y no hay que recurrir a modo “sport” ninguno (hay normal, sport y eco) para moverse a muy buen ritmo. Tampoco necesitas jugar tras las paletas del volante aunque de tanto en tanto puede resultar divertido. El consumo, para ser un motor “grande” (no, no me he vuelto loco, es que lo normal en el segmento es jugar con cilindradas de menos de un litro) se ha movido en cifras razonables: 6,2 litros de media a los 100kms recorridos en uso mixto y sin ir despacio.



El precio actual (01/2020) a pagar por este coche es de 18.200 euros con descuento (21.600 sin él). Muy bien. Incluso con todo el equipamiento montado en la unidad probada nos quedamos por debajo de los 25.000. Y eso que lo llevábamos todo. Ah, la pintura “Naranja cuántico” es gratis pero por el techo negro sí que hay que pagar.


NUESTRA NOTA: 9
Valoracion prueba 9
Cosas a favor

Diseño en general
Conjunto motor/cambio
Equipamiento de serie y disponible

Cosas en contra

Acceso a las plazas traseras
Escasa iluminación interior
Detalles de acabado

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.199 c.c.
  • Potencia: 101 CV CEE
  • Par: 205 NM
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: automática 8 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 406/176/143 cms
  • Peso: 1.165 kgs
  • Ruedas: 215/55R18 op.
  • Maletero: 309 l
  • Cap. Depósito: 41 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 188 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 10,8 seg
  • Consumo medio oficial: 5,9 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, Hill Holder, 6 airbags, control de carril, sistema de frenada de emergencia, detector de fatiga, aire acondicionado, control y limitador de velocidad, sensor de luces y limpias, lector de señales de tráfico, Apple CarPlay/Android Auto, pantalla multimedia de 7", faros LED, llantas de aleación, radio digital, tapicería específica, ordenador de a bordo, embellecedores cromados, volante de cuero multifunción...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Opel Corsa 1.2T aut.

  • Muy buenos los asientos, que pueden ofrecer regulación eléctrica, calefacción y masaje.

    Muy buenos los asientos, que pueden ofrecer regulación eléctrica, calefacción y masaje.
  • Aunque hay uno digital en opción, el cuadro analógico de serie es muy visible y completo.

    Aunque hay uno digital en opción, el cuadro analógico de serie es muy visible y completo.
  • La palanca del cambio es herencia clara PSA.

    La palanca del cambio es herencia clara PSA.
  • La pantalla multimedia es muy grande y ofrece un funcionamiento sencillo. Esta es la opcional, la de serie es un pelín más pequeña.

    La pantalla multimedia es muy grande y ofrece un funcionamiento sencillo. Esta es la opcional, la de serie es un pelín más pequeña.
  • El comportamiento del Corsa es noble y agradable en cualquier situación.

    El comportamiento del Corsa es noble y agradable en cualquier situación.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).