by AUTODOMINIS

Prueba del Skoda Octavia iV Combi

Skoda Octavia iV Combi

" Adaptación "

Con la llegada de la nueva generación del exitoso Skoda, la marca checa introduce en la gama un par de versiones híbridas con enchufe además de convertirlo en un coche más tecnológico y moderno.


Cuando se nos presentó la nueva generación de la berlina media de Skoda a los medios de comunicación, sinceramente, no me gustó. Sin duda se trataba de un modelo mejor, pero peor Octavia. Porque el modelo checo, al igual que gran parte de su gama, siempre se caracterizó por alejarse de fruslerías reservadas para el resto de los componentes de la familia Volkswagen, y centrarse en lo que de verdad importa: calidad, sencillez, funcionalidad y/o practicidad.



Pero el nuevo Octavia caía preso de la era digital. Y no sólo en el cuadro, también en una gran pantalla multifunción que, tristemente, “se comía” los mandos clásicos del climatizador y dejaba sólo unos táctiles –de una respuesta difusa, y no todos retroiluminados- a los que echar mano.

La guinda del pastel vino cuando nos informaron de que, desde su lanzamiento, habría disponibles versiones con enchufe. Con ello me temí que dejasen poco a poco de lado las fantásticas versiones TDi que han cimentado el éxito del modelo, no sólo en nuestro país. Pero hay que adaptarse, aunque sea a costa de "traicionar" tu ADN.



En esto que, por contrastar mis primeras impresiones y ampliarlas con la novedad en la gama, solicité la prueba de un Octavia PHEV (Plug in Hybrid Electric Vehicle). Y, tan amablemente como siempre, el departamento de prensa de la marca en España me la concedió poco tiempo después.

Y así llegué al asiento del conductor de este Octavia Combi iV rojo que veis en las fotos. Sin mucha emoción y, lo reconozco, con algún que otro prejuicio.



Efectivamente me encontré con un puesto de mandos mucho más moderno que el de cualquier generación anterior. Incluso el volante, que ha perdido el brazo central inferior, se me hacía raro para un Skoda. Y la gran pantalla, y los menús y submenús… y los cables de recarga ubicados en el maletero.



Afortunadamente la calidad seguía siendo la misma, muy buena, el equipamiento muy completo, el espacio interior notable y conserva detalles como el paraguas en la puerta, la papelera en la guantera, el rascador de hielo en la tapa del depósito de carburante o la linterna en el maletero. Un maletero que por cierto, pierde 150 litros de capacidad con respecto a las versiones no eléctricas. Sigue siendo grande, pero conviene tenerlo en cuenta.



Eché a andar y pronto me sorprendió lo bien que iba. Suave. Rápido. Bien asentado y marcando unos consumos ridículos. Claro, iba tirando de pila… una batería que por cierto, cargada al 100%, no me auguraba más de 43 kms de autonomía según el ordenador de a bordo. Aunque oficialmente dicen que debe tener para más de 50.



Al poco descubrí que hasta el diseño del nuevo volante estaba muy bien resuelto, pues merced al brazo que le falta, gozas de una visión óptima del cuadro mientras maniobras con el aro. Y destaco también los mandos multimedia ubicados en él. Funcionan de escándalo a nada que te los aprendes. Ahora lo llamativo es ver lo antiguo que se ha quedado el mando del control de velocidad, “tan de 2016”.

A ello, como ya digo, le sumamos un rodar más que satisfactorio sea cuál sea la vía. Con pequeños rebotes del eje trasero al ir en vacío, como es normal al tener dicho eje reforzado para poder cargar con mucho peso en el maletero. Seguro que podéis apreciar en las fotos que “va muy alto de atrás”. Pues es por eso.



Los frenos tienen un tacto raro y la dirección está desmultiplicadísima. El cambio DSG de 7 velocidades está adaptado para el tema híbrido y la verdad es que le ha venido de lujo. Acababa de bajarme de un Arteon Tsi automático y la caja del Skoda me resultó “más fina”. Los modos de conducción apenas presentan diferencia entre ellos, en todos el coche va estupendamente.

Total, que el modelo checo me estaba volviendo a ganar el corazón. Qué grata sorpresa. Pero aún quedaba lo mejor.

El Octavia iV (¿”ilectric Vehicle”?) cuenta con un motor de combustión conocido, el tetracilíndrico 1.4 Tsi de gasolina conectado al eje delantero, con 150CV de potencia. Luego está el propulsor eléctrico, también para apoyar el eje delantero, con 116CV. Sí, la suma de ambos nos daría 266CV, pero la potencia se limita a 204, y la cosa no acaba ahí. Porque tenemos 204 CV… sólo durante un máximo de 15 segundos seguidos, más allá, pasaremos a contar con 190 CV. Y 25 segundos después, con los 150CV del motor de gasolina.

Y esto no pasa únicamente en este Skoda, sucede en prácticamente todos los híbridos con enchufe. Simplemente que la marca checa es la única que, con total honestidad, lo dice. Y es importante tenerlo en cuenta por si vamos a tirar de una caravana o acostumbramos a subir a la montaña cargados a tope y “dándole zapatilla”.

Pero no pasa nada. Durante la inmensa mayoría del tiempo en la vida real, nuestros buenos 204 CV estarán bajo nuestro pie derecho. Y se les nota.
A lo mejor la cosa en más dramática en el otro iV de la gama Octavia, el RS, por el espíritu sport que trae consigo.

¿Y esto es “lo mejor” que me quedaba?, os preguntaréis. No. Lo mejor es su eficiencia, y para ello antes tenía que hablar de sus motores.

El iV arranca siempre en modo eléctrico, cosa que me subleva, pero imprescindible para capear las normativas antigases. Yo, rápidamente cambiaba al modo Hybrid, que alterna la propulsión a pilas, en su mayor parte, con empujones de gasolina. Luego, una vez en carretera, desactivaba el modo “auto” del sistema y le pedía, a través de su gráfico, que me recuperase una o dos rayitas de batería. Así lo hacía en tiempo record de tal manera que, cuando volvía al entorno urbano y volvía a encender el modo “hybrid” auto, tenía entre quince y veinte kilómetros de autonomía eléctrica.



Que se puede pensar que esto pasará factura en el consumo de gasolina. Pues no, o apenas nada si se hace bien. El consumo medio medido durante la semana de prueba ha sido de 3,8 litros a los 100 kms recorridos en uso mixto, activando y desactivando la reserva de batería que os he comentado. Y es que todo el gasto ha sido en carretera, cuando más relajado gira un motor de combustión, mientras que en urbano, que es donde el gasto de un “motor convencional” se dispara, nosotros nos hemos movido el 99% del tiempo en eléctrico. Y jamás llegamos a vaciar del todo la batería.

Y diré más: no he enchufado el coche el toda la semana a una toma eléctrica. No lo he necesitado. Siempre contaba con autonomía suficiente para salir y recuperaba a velocidad de crucero en autopista. Extraordinario.

Por cierto, que no es recomendable hacer esto por tiempo indefinido. Lo recomendable es cargar un PHEV al menos una vez al mes a tope. Dicho queda. Pero aquí dejo constancia, en base a mi experiencia, que “en caso de necesidad” el Skoda Octavia iV se puede usar como un híbrido de toda la vida, pero con una batería más grande (13kwh).



El resultado final de mi tiempo con este coche ha sido francamente positivo. Salvo cuatro o cinco detalles, ha sido difícil sacarle fallos por lo bien que se ha portado conmigo, y eso que le cogí con reparos. Hasta el precio es muy bueno: 36.200 euros para este acabado Style antes de descuentos, que los hay. De lo más económico de la categoría con esta tecnología. Aunque sigue saliendo 5.000 euros más caro que la versión turbodiesel (sí, afortunadamente sigue habiendo TDi en la gama) equivalente. Menos potente, eso sí.

Con todo, es un modelo muy bien adaptado tanto a este nuevo mundo Eco -que yo no sé a dónde nos llevará-, como a su público de siempre que busca un buen coche sin complicarse la vida.


NUESTRA NOTA: 9
Valoracion prueba 9
Cosas a favor

Eficiencia energética
Amplitud, equipamiento y precio
Detalles prácticos

Cosas en contra

Sin mandos físicos de climatización
Suspensión trasera “rebotona”
Túnel central prominente.
Pérdida de volumen maletero.

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.395 c.c.
  • Potencia: 204 CV
  • Par: 250 NM
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: automática 7 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 468/182/146 cms
  • Peso: 1.620 kgs
  • Ruedas: 225/45R18
  • Maletero: 490 l
  • Cap. Depósito: 39,5 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 220 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 7,8 seg
  • Consumo medio oficial: 1,1 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, TCS, 6 airbags + de rodilla conductor, asistente de frenado de emergencia, asistente de mantenimiento de carril, asistente de aparcamiento con cámara trasera, control de velocidad adaptativo, detector de fatiga, faros LED, acceso y arranque sin llave, sensor de luces y limpias, cuadro digital, cristales traseros tintados, llantas de aleación de 18", climatizador bizona...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Skoda Octavia iV Combi

  • Críptica inscripción iV y pilotos LED completos, con intermitentes progresivos tipo Audi.

    Críptica inscripción iV y pilotos LED completos, con intermitentes progresivos tipo Audi.
  • En un poste de recarga de Ionity el Octavia se carga al 90% en media hora. En el enchufe convencional doméstico... en más de tres horas

    En un poste de recarga de Ionity el Octavia se carga al 90% en media hora. En el enchufe convencional doméstico... en más de tres horas
  • Los diferentes modelos de cables para carga vienen de serie, y también se llevan espacio del maletero.

    Los diferentes modelos de cables para carga vienen de serie, y también se llevan espacio del maletero.
  • El manejo de la pantalla no es todo lo sencillo que podría ser, pero una vez te acostumbras resulta intuitiva.

    El manejo de la pantalla no es todo lo sencillo que podría ser, pero una vez te acostumbras resulta intuitiva.
  • Algunos de estos prácticos accesorios son de serie y otros forman parte del interesante paquete Simply Clever.

    Algunos de estos prácticos accesorios son de serie y otros forman parte del interesante paquete Simply Clever.
  • Sin que el cambio estético sea exagerado con respecto a la generación anterior, se nota y, sin ser precioso, es un coche bonito.

    Sin que el cambio estético sea exagerado con respecto a la generación anterior, se nota y, sin ser precioso, es un coche bonito.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).