by AUTODOMINIS

Prueba del Mercedes Benz E300e

Mercedes Benz E300e

" El signo de los tiempos "

Hace un par de años que Mercedes electrificó su clase E y, tras el reciente restyling, ha mejorado ligeramente las características de este e300e nacido bajo el nuevo signo de los tiempos.


Hace algo más de tres décadas el Mercedes 300E era el fiel resumen de lo que la marca de la estrella representaba: una berlina con la calidad y el lujo de los modelos superiores (500, Clase S) y la agilidad y discreción de los productos del escalón inferior (190, Clase C). Y por supuesto, con un delicioso motor gasolina atmosférico de 6 cilindros bajo su largo capó, de tres litros de cilindrada y capaz de aunar prestaciones con economía de uso.



Pero los tiempos cambian. La clase C crece, la Clase S se convierte en una nave espacial y las berlinas, en general, comienzan a acusar desgaste y desidia por parte del gran público, por lo que los diseñadores buscan nuevas fórmulas como la de volverlas falsos coupés. Algo que funcionó bien con el CLS, aunque te de menos por más en relación con un clase E equivalente. Aún así, el “viejo E” seguía a flote.

Pero llegó la locura de los motores, de las normas anticontaminación, del downsizing, de los híbridos y de los enchufes, algo que a mi humilde modo de ver, fueron las piedras que lastraron definitivamente a un automóvil espléndido.



Porque el E300 ya no es ese seis cilindros rápido y señorial, sino un “cuatro” de dos litros de capacidad y tacto algo áspero, con 211 CV de potencia a los que se suman los 122CV del motor eléctrico, de ahí la “e” minúscula de su denominación, para dar un total real de 320CV. Sin duda mucho más que los 180 que ofrecían aquellos 300E de los años 80.

En nuestro caso, el E300e cedido por la marca contaba con el sistema de tracción total 4Matic, una garantía adicional a la hora de rodar por superficies resbaladizas y mejorar la ya de por sí notable capacidad motriz del coche.



La batería de iones de litio va alojada sobre el eje trasero, lo que estropea el maletero, tiene una capacidad útil de 9,4 kwh y permite rodar teóricamente al coche casi medio centenar de kilómetros sin usar gasolina, lo que le hace valedero de la etiqueta 0 de la DGT. Se carga en un enchufe convencional en unas cinco horas y en menos de la mitad en un dispositivo de carga rápida. Pilas y generador añaden 320 kilos a su peso en báscula, hasta pasar ligeramente de las dos toneladas en orden de marcha. Parece elevado (lo es), pero este tonelaje es lo que viene siendo “lo normal” en este tipo de coches.

Y así las cosas, con esto y con lo otro… ¿Cómo va? Pues regular, si os soy tan sincero como lo busco ser de habitual.

Entendedme. El Clase E sigue siendo un modelo superlativo. El Mercedes que yo compraría. Es grande, cómodo, tecnológico, trae un punto de picante con el paquete AMG y, aunque no lo parezca, hoy por hoy resulta muy competitivo en precio enfrentado a su competencia. Pero no escogería una versión “Ee”.



Porque a ver, los 50 kms de autonomía eléctrica son en realidad 35 o menos si no quieres pasar frío y cometes “la imprudencia” de conectar su climatizador en pleno invierno. El andar con el enchufe a vueltas se da de tortas con el halo elegante que desprende el modelo (en un Clase S es distinto, porque lo mantendrá cargado el chófer) y el peso adicional pesa lo suyo a la hora de hablar del comportamiento. Y eso que todo se ha reforzado y optimizado a nivel de chasis para intentar que dicho incremento pase lo más desapercibido posible. Pero la suspensión se vuelve rebotona (tal vez compense pagar por la adaptativa opcional), los frenos se acaloran y al E300e se le atragantan los trazados sinuosos. Tampoco podemos considerar “extraordinarios” sus 320CV de potencia ni sus enormes cifras de par (combinado), ya que dado su sobrepeso y lo caprichoso de su motor eléctrico a la hora de hacer su trabajo (en modo Sport remolonea cuando le pides el 100x100 de su potencia adicional), se comporta como un vehículo con un 10% menos de fuerza. Y los fríos datos en sus mediciones así lo corroboran, aunque haya que decir que, una vez lanzado, sea un coche francamente aplomado y notablemente rápido.

Tampoco me ha convencido su consumo. Lejísimos de los dos y poco que homologa en WLTP, yo no he bajado de los 8 litros a los 100 kms recorridos en uso mixto. Y la cosa puede empeorar un poco más si seleccionamos el modo BL (battery level) y le pedimos al coche que nos conserve las pilas para luego, o nos las recargue un poco tirando de gasolina. Ahí la cosa se fue a los 9,5 sin despeinarse. Que sigue sin ser una locura, pero son cifras del E350 sin tanta “e” y 6.000 euros más barato.



Obviamente en el entorno urbano el asunto mejora. Pero no sé hasta qué punto la Clase E es un coche de ciudad. Sí, ya sé que en Alemania es un modelo muy codiciado como taxi (y por cierto, siguen prefiriendo el 200d) pero estamos en España y estas versiones pueden resultar injustificables como para “desperdiciarlos” en trayectos de 8 kilómetros al día. Aunque haya gente que lo hace.

Dicho esto añadiré que en parado (o a cruceros elevados en autopista sin mirar el ordenador de a bordo) no tengo tacha alguna para este modelo. Es un coche bonito al que incluso el rojo le queda genial. Los pilotos traseros alargados le dan un toque contemporáneo muy adecuado y a la vista parece más pequeño de lo que en realidad es (que son cinco metros de coche…). El interior está muy cuidado, con toques por aquí y por allá procedentes de la nueva Clase C, como el volante, una chulada con un diseño, tacto y grosor fantásticos del que sólo diré que no me parece la mejor idea poner los botones que incluye en sus radios en acabado negro piano.



Calidad muy elevada, ergonomía perfecta, equipamiento de serie destacado enriquecido por paquetes que, sorprendentemente, no son desorbitadamente caros. De hecho, montando simplemente el paquete Premium (4.995 euros) no necesitarías apenas “más nada”. Y las pantallas… las justas y del tamaño adecuado. Sí, no tendremos la tableta de la Clase C y S, pero de verdad que no hace falta. En las 10,2 pulgadas que ofrece la de su sistema multimedia tenemos una visión clara y certera de todo lo que necesitamos en cada momento. Y conserva el mando físico frente al apoyabrazos, muy práctico.

Los asientos del acabado AMG son grandes pero envolventes, con multitud de reglajes. También es de agradecer la profusión de guanteritas en estas plazas.
La zona de atrás es algo más angosta, con un túnel central pronunciadísimo que condicionará la posición de las piernas del pasajero central, aunque disponga de altura suficiente siendo la anchura de las mejores de su categoría. Me gusta lo del techo solar independiente para las plazas de delante/detrás.



El maletero es el que más sufre con la incorporación de la tecnología híbrida con enchufe. Pasa de 540 a 370 litros de capacidad, y unos cuantos de los mismos los ocupará el cable de recarga cuando te hayas hartado de enrollarlo y desenrollarlo pertinentemente. Por cierto que la toma está algo expuesta, pues se sitúa en el paragolpes trasero, bajo el piloto derecho.

Concluyo la prueba con un cierto sabor agridulce. Me gusta mucho la Clase E de Mercedes Benz y creo que muchos se la están perdiendo en favor de absurdos SUV que ni amortizan ni necesitan. Pero no me gusta tanto este E300e. Que seguramente sea culpa de LA tecnología en general –metida con calzador- y no de SU tecnología en particular (aunque he probado Plug-in-Hybrid bastante más eficientes…). Pero 68.000 euros (enero de 2022) de precio de tarifa base es mucho dinero como para no estar seguro.
Creo que si puedes vivir con la pegatina ECO, sería más interesante la versión MHG (Mild Hybrid Gasolina) con tracción a un solo eje. Más barata, más ligera y tan Mercedes como cualquier Clase E que se precie.


NUESTRA NOTA: 8
Valoracion prueba 8
Cosas a favor

Acabados y materiales
Excelente aplomo y seguridad
Equipamiento de serie y en opción

Cosas en contra

Autonomía real eléctrica
Consumo real térmico
Peso muy elevado
Maletero reducido

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.991 c.c.
  • Potencia: 320 CV CEE
  • Par: 700 NM
  • Tracción: integral permanente
  • Caja de cambios: automática 9 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 492/185/146 cms
  • Peso: 2.065 kgs
  • Ruedas: 245/45R18-275/40R18 op.
  • Maletero: 370 l
  • Cap. Depósito: 50 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 250 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 5,7 seg
  • Consumo medio oficial: 2,1 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, 6 airbags + de rodilla conductor, control y limitador de velocidad, detector de fatiga, climatizador bizona, faros LED, sensor de luces y limpias, instrumentación digital, pantalla multimedia de 10,2 pulgadas, conectividad Apple/Android, volante multifunción, Hill holder, sistema de frenada de emergencia, asientos delanteros con reglaje eléctrico, cámara de visión trasera, iluminación ambiente, tapicería mixta, cargador inalámbrico, navegador...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Mercedes Benz E300e

  • Mucha e para este Clase E. En las aletas lleva el distintivo EQ Power que distingue a los Mercedes con pilas.

    Mucha e para este Clase E. En las aletas lleva el distintivo EQ Power que distingue a los Mercedes con pilas.
  • Una pena lo del maletero. Se reduce su tamaño con un incómodo escalón y no hay una manera fácil ni rápida de guardar bien los cables en su interior.

    Una pena lo del maletero. Se reduce su tamaño con un incómodo escalón y no hay una manera fácil ni rápida de guardar bien los cables en su interior.
  • El nuevo volante es fantástico. Lo de las teclas en acabado negro brillante, no tanto.

    El nuevo volante es fantástico. Lo de las teclas en acabado negro brillante, no tanto.
  • Hay modo individual, sport, comfort, electric y BL para conservar y/o cargar baterías. Lo que hace bebiendo gasolina a grandes tragos.

    Hay modo individual, sport, comfort, electric y BL para conservar y/o cargar baterías. Lo que hace bebiendo gasolina a grandes tragos.
  • La información del cuadro es completísima. Igual demasiado.Hasta que me la aprendí, cuando la consultaba me llevaba más de dos minutos dar con con el dato que buscaba.

    La información del cuadro es completísima. Igual demasiado.Hasta que me la aprendí, cuando la consultaba me llevaba más de dos minutos dar con con el dato que buscaba.
  • La toma de carga situada en el parachoques está algo expuesta a pequeños golpes de aparcamiento, y te obliga a meter el coche marcha atrás para utilizar cargadores de plazas de parking en batería.

    La toma de carga situada en el parachoques está algo expuesta a pequeños golpes de aparcamiento, y te obliga a meter el coche marcha atrás para utilizar cargadores de plazas de parking en batería.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).