by AUTODOMINIS

Prueba del Opel Mokka 1.2T aut.

Opel Mokka 1.2T aut.

" El primo alemán "

Tras el exitoso Corsa, de la sinergia Opel-PSA-Fiat denominada Stellantis, nace el Mokka, que recupera denominación y representa la interpretación alemana de la plataforma crossover media del grupo.


El Opel Mokka, que ya no es Mokka X y del que no hay versiones con tracción total ni se las espera, se apoya sobre la estructura CMP del conglomerado industrial automovilístico. La misma que emplean, por ejemplo, el Peugeot 2008 y DS3 Crossback y quizá por eso, encontramos un inconfundible aire de familia al primer vistazo.



Esa cintura alta, ese frontal aguerrido, ese pilar C semitruncado, esa trasera cuadrada con los grupos ópticos rasgados… recuerdan mucho al mencionado DS y algo menos al Peugeot. Pero es cierto que los de Russelheim han sabido “hacerlo suyo” con un frontal distintivo y característico en el que brillan con luz propia unos faros LED de iluminación extraordinaria y un logotipo que, en este acabado GS Line, pasa completamente desapercibido al ir pintado en el mismo color negro que la parrilla. Una parrilla que pretende ser la nueva seña distintiva de la marca y de la que esperamos evoluciones más ambiciosas como nos presentaron en el concept del Manta GT/E tiempo atrás.



Del resto del coche se puede decir que es corto (poco más de cuatro metros), alto y razonablemente ancho. Tiene protecciones en los pasos de rueda muy a la moda y me sigue llamando la atención lo escaso del voladizo trasero (como en el DS). Por detrás es un coche sobrio siendo mi detalle favorito su doble salida de escape a la vista en esta versión “tope” de 131CV.



Los aditamentos rojos en carrocería y llantas (aquí las opcionales de 18”) vienen con el mencionado acabado GS y se extienden al interior, como pasamos a ver ahora.

De puertas adentro más que los embellecedores lo primero que llama la atención es descubrir cómo el primo alemán hace valer su sentido común (o sobriedad estética) y prescinde tanto del barroquismo del DS como de la pura estupidez de Peugeot, con su volante de kart a la altura de las rodillas y su instrumentación a la vista de sólo unos pocos con las medidas “correctas”.
En el Opel todo está en su sitio y es lo que parece. Materiales correctos y ajustes adecuados, volante bien ubicado con una instrumentación digital detrás tan sencilla como completa. Gran pantalla multimedia en la parte elevada de la consola y climatizador, de una sola zona, con mandos independientes. Asientos grandes, sobre todo en la longitud de banqueta, y suficiencia de huecos en número y tamaño.



Se puede criticar el empleo de “negro piano” en superficies susceptibles de suciedad, una gran salida de aire central que, la pongas como la pongas únicamente te ventila de ombligo para abajo, así como el “agujero” en el que ahora va metido el interruptor del cambio (adiós palanca). Tampoco es del todo buena la visión trasera, cosa que viene a solucionar la cámara como equipo de serie.



En las plazas traseras comprobamos como más que un modelo funcional, se ha pretendido un modelo en el que prime, hasta cierto punto, el diseño.
Para el tamaño del coche no son todo lo espaciosas que deberían y, aunque lo que es caber dos adultos caben (tres ya va a ser harto complicado), parece que sus usuarios más adecuados sean niños de tamaño pequeño o incluso mediano.
Lo que está bien, porque es un coche molón para llevar/recoger a tus hijos del colegio (no más de dos. Uno por toma USB disponible) y no cargar con los de otros…



El maletero es correcto. Sin más. El del 2008 es más capaz, sin duda porque su carrocería es 15 centímetros más larga. Pero es más soso. Tal vez a sus diseñadores les estalló la cabeza tras lo del volante y no pensaron en las opciones de personalización que sí permite este coche. Bueno, que estaba con el maletero, que digo que no es muy grande pero es aprovechable por lo regular de sus formas y una altura al suelo relativamente baja, ¡que es un crossover!. No hay doble fondo útil, los respaldos traseros son abatibles 60/40 y el portón no está motorizado.



Nos ponemos en marcha no sin antes advertir que la mecánica que anima nuestro Mokka es la conocida 1.2T de tres cilindros y 131CV. Este mismo motor lo he llevado en versión de 101 CV en un Corsa, en esta misma potencia en el nuevo Citroën C4 así como lo he testado brevemente bajo el capó del 2008 de prueba de un compañero. Y tengo que decir que en este Mokka he encontrado una diferencia palpable: vibra y suena menos. Va como más fino, sobre todo asociado a la caja automática de 8 velocidades, que no es un prodigio de rapidez pero sí de agrado. Cosa que contrasta con una suspensión más tirando a firme. No dura, pero sí recia. Yendo un poco rápido al eje trasero se le atragantan los baches, eso sí, mantiene una estabilidad a toda prueba como nos ha demostrado en nuestro circuito de handling (maniobras).



También nos han satisfecho el aplomo en carretera que exhibe y sus prestaciones reales, mejorando ligeramente los datos homologados. Y el consumo, que ha resultado del todo razonable conformándose con una media de 6,4 litros a los 100 kilómetros de uso mixto (52 autopista, 36 carretera, 12 ciudad). También su su manejo en entorno urbano, con una dirección que dobla bastante y de una asistencia bien medida. En el otro fiel de la balanza estarían unos frenos a los que les falta mordiente, que no potencia.



El precio a pagar por este “crossover compacto con toques modernos pero sin pasarse” es de algo más de 29.000 euros (mayo 2022). No es excesivo, pues el coche está bien hecho, funciona de maravilla y viene profusamente equipado. Sin embargo, un interior más que pequeño ligeramente desaprovechado, hará plantearse a muchos si los toques racionales y de color del primo alemán de Stellantis merecen la pena.


NUESTRA NOTA: 8.5
Valoracion prueba 8.5
Cosas a favor

Equilibrio entre función y forma
Comportamiento en carretera
Acabados, detalles y equipamiento

Cosas en contra

Plazas traseras justas
Maletero reducido
Suspensión trasera seca

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.199 c.c.
  • Potencia: 131 CV CEE
  • Par: 230 NM
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: automática 8 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 415/179/153 cms
  • Peso: 1.220 kgs
  • Ruedas: 215/55R18 Op.
  • Maletero: 350 l
  • Cap. Depósito: 44 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 200 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 9,2 seg
  • Consumo medio oficial: 6 l/100 kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, 6 airbags, hill holder, climatizador, sensor de luces y limpias, luces LED, acceso y arranque sin llave, sistema de frenada de emergencia, sistema de control de carril, regulador y limitador de velocidad, instrumentación digital, pantalla multimedia táctil, navegador, conectividad android/apple, tapicería deportiva específica, sistema de aparcamiento asistido, cámara trasera, detector de fatiga...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Opel Mokka 1.2T aut.

  • La iluminación LED a cargo del sistema Intellilux es fantástica. La idea de poner el logo en negro sobre fondo negro... no tanto.

    La iluminación LED a cargo del sistema Intellilux es fantástica. La idea de poner el logo en negro sobre fondo negro... no tanto.
  • Los pilotos alargados con tecnología full LED son bonitos, modernos, muy visibles y además hacen juego con los embellecedores rojos.

    Los pilotos alargados con tecnología full LED son bonitos, modernos, muy visibles y además hacen juego con los embellecedores rojos.
  • Bandeja de carga por inducción, climatizador de una sola zona con mandos físicos y palaquita de cambios enterrada en un agujero ad hoc.

    Bandeja de carga por inducción, climatizador de una sola zona con mandos físicos y palaquita de cambios enterrada en un agujero ad hoc.
  • Tanto la pantalla de la instrumentación como la del equipo multimedia exhiben un buen tamaño que no se aprovecha del todo.

    Tanto la pantalla de la instrumentación como la del equipo multimedia exhiben un buen tamaño que no se aprovecha del todo.
  • Embellecedores rojos, imitación de cuero, pespuntes en contraste, símil fibra de carbono... y el dichoso acabado negro piano en las zonas más expuestas.

    Embellecedores rojos, imitación de cuero, pespuntes en contraste, símil fibra de carbono... y el dichoso acabado negro piano en las zonas más expuestas.
  • Cortísimo voladizo trasero que deja las ruedas casi en las esquinas de la carrocería. Muy vistosa la doble salida de escape.

    Cortísimo voladizo trasero que deja las ruedas casi en las esquinas de la carrocería. Muy vistosa la doble salida de escape.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).