by AUTODOMINIS

Prueba del Alfa Romeo 159 2.2 JTS Selective

Alfa Romeo 159 2.2 JTS Selective

" Premium a la italiana "

Con el 159, Alfa Romeo busca afianzarse en el cotizado nicho de las berlinas Premium. Un buen acabado, una amplia gama de motores, generoso equipamiento y, sobre todo, una estética de lo más agraciada son sus armas en la lucha encarnizada de esta categoría.




Se dice que “Para gustos los colores”, pero es innegable que la estampa del Alfa 159 resulta de lo más pintona desde cualquiera de sus ángulos. Pero veamos si el “chico mono de la clase” es un guapo con cerebro o sólo puro escaparate.

Empezamos con el coste de adquisición: Con un precio de salida de casi 30.000 euros para la versión más básica (1.9 JTS Distinctive) el italiano entra en lid con las referencias del segmento, BMW serie 3, Audi A4, Mercedes clase C… situándose por encima de las versiones de entrada de Passat, Peugeot 407, Opel Vectra o Renault Laguna. ¿Y lo vale? Su estética, como digo, es diferenciadora, sus ventas, inexplicablemente bajas –lo que le otorga aún más exclusividad- y su equipamiento desde el acabado más básico incluye elementos que su competencia alemana te hace pagar aparte. Su calidad, por otro lado, si bien no iguala a la de un BMW, se queda muy cerca, y a la par que la de otros modelos más costosos como por ejemplo el Lexus IS.
Por lo tanto, de momento entra con buen pie por la puerta de tan exclusivo “Premium´s Club”.

Vamos bajo el capó. La gama de motores tiene una excelente oferta en diesel que va desde los 120 a los 210 cv. La gasolina arranca desde 160 hasta 260 cv… pero –y creo que aquí esta el quid de la cuestión- no son motores precisamente parcos en el consumo.

Para nuestra prueba hemos elegido el motor intermedio de gasolina, no porque no nos gusten los diesel –que es verdad- sino por considerarlo referente del “cuore sportivo” de la marca, exponente de sus virtudes y defectos.
Con 2.200 c.c este Alfa eroga la nada despreciable cifra de 185 cv de potencia y 23,4 mkg de par. Su cuatro cilindros atmosférico se muestra como un motor “puntiagudo”, con mucha “chicha” en la zona alta del cuentavueltas pero torpón a bajas revoluciones, lo que condiciona su uso para llevarlo alegre a llevarlo siempre altito de vueltas, penalizando el consumo. A este factor también contribuye el elevado peso del modelo, redondeando el consumo medio entorno a los 10,5 litros de media, que serán 11 en cuanto busquemos exprimirle todo su jugo. Elevado para su competencia. Bien cierto es que tanto Audi como Mercedes o Volkswagen juegan haciendo “trampa”, ya que para alcanzar la misma cifra de potencia confían en la sobrealimentación mientras que nuestro italiano lo hace a base de cilindrada y revoluciones. Unos lo hacen con pulmón, y éste, con corazón.

En el apartado de las prestaciones de nuevo el peso lo vuelve a dejar un poco atrás, con un 0 a 100 km/h en 8,8 segundos y una velocidad punta de 222. En recuperaciones… habrá que probarlo, y a eso vamos.



Abro la puerta del coche y una atmósfera que aúna el lujo con lo deportivo me da la bienvenida. El excelente cuero de los asientos (de serie en este acabado) recoge mi cuerpo, echo de menos un poco más de apoyo lateral, pero son bastante cómodos. Con dos movimientos consigo una postura al volante perfecta. Todo en este coche está orientado hacia el conductor, como los tres indicadores auxiliares de la consola central –temperatura del agua, del aceite y nivel de combustible-. El tacto del volante de tres radios con mandos incorporados es estupendo, el climatizador bizona es sencillo, los mandos de la radio son grandes y claros. La información del tablero: de lo más completa, eso sí, el ordenador es un galimatías al que hay que acostumbrarse. El pomo de la palanca de cambio me parece feo.

Arrancamos. Muy poco ruido, bien aislado. Tan sólo un bonito aullido que proviene de sus dos salidas de escape. Toque “racing”. El coche se mueve con extraordinaria soltura con una dirección rápida y precisa, aunque un poco blanda. Los recorridos del cambio son largos y el tacto del embrague es extremadamente suave. Vamos subiendo el ritmo y el Alfa muestra un aplomo sobre la calzada excelente con un confort de marcha casi al nivel del burgués VW Passat. A medida que se le pide más el sonido del motor se hace notar en el habitáculo, pero no llega a molestar. Es probable que hasta sea un efecto buscado por parte del fabricante. La autopista es su ambiente natural, pero cuando toca enlazar curvas, el chasis muestra una puesta a punto fantástica limando todo mal gesto con una pequeña tendencia subviradora al límite que los controles electrónicos son capaces de solventar. Como ya adelanté, el mantener un ritmo elevado me obliga a ir “tirando” de la caja de cambios constantemente, lo cual tampoco es desagradable. No es tan deportivo como un serie 3 de BMW, pero apunta maneras más allá (mucho más allá) de lo que lo hace un Volvo S40, un Citröen C5 o un Ford Mondeo. Se puede ir rápido, seguro y disfrutando.



De regreso a la oficina voy toqueteando los botones, poniendo el control de velocidad –de serie- el sensor de luces con bixenon –de serie también-, el climatizador –que no enfría demasiado, dicho sea de paso- o la radio –que suena bastante bien-. Intento trastear con el ordenador de abordo, pero casi siempre acabo con la hora y la fecha en pantalla. Miro por los espejos retrovisores (¡que grandes!) apreciando una visibilidad más que aceptable. Hago curvas, adelanto, piso a fondo acelerador y freno (bastante bueno también este apartado) y me deleito con el sonido de su escape y motor a pleno empuje.

Ya en el aparcamiento me pregunto por qué se ven tan pocos 159. El ordenador con el que me llevo peleando un rato me da parte de la respuesta. Consumo medio en la prueba 11,2 l/100. Esto es casi medio litro más de gasolina que lo que consumió en el mismo recorrido el Bmw 330i con 272 cv y tracción integral que probé hace unos días. ¡uf! Claro, el Alfa llanea a 140 km/h a 4.000 revoluciones mientras que el otro se conforma con 2.900 gracias a su mayor cilindrada, por no hablar del “Efficient Dynamics”. En fin, como te digo el 159 está disponible en una estupenda oferta de diesel...

Otro factor me da una pista de por qué no vemos el Alfa Romeo en la lista de modelos más vendidos de su segmento: “la catetez española”. Cuando te gastas 35.000 euros en un coche Premium quieres que todo el mundo coincida contigo en que lo es de verdad, por lo que se suele apostar por marcas de lujo consolidadas como Mercedes, BMW o Audi –Lexus si me apuras-, que si bien es completamente cierto que hacen unos coches estupendos, su marca otorga un “algo más” que quizá Alfa Romeo está muy próxima de lograr con modelos como este coche o el futuro 8C Competizione y el inminente y “pijo” Mi.To.

Y un tercer motivo me lo dan mis compañeros, la mala fama en cuanto a fiabilidad que ha tenido la marca. Quizá esta mala fama se la deba casi por entero a los Alfa 33, 75 y, en menor medida, 155. Modelos de tecnología superada que obligaron a la marca a mejorar.

Y estos factores, a grandes rasgos, son los que hacen que nuestro protagonista ande “que si-que no” a la hora de asegurar su ingreso en el selecto Olimpo de los Premium, pero yo te digo que cualidades no le faltan.

Es un gran coche, y si buscas una berlina “de representación” cómoda, amplia, segura, bien equipada, con cierto toque deportivo y no te importa “demasiado” la economía de uso, encontrarás en el Alfa Romeo 159 2.2 JTS Selective un buen candidato.


NUESTRA NOTA: 7.5
Valoracion prueba 7.5
Cosas a favor

Estética muy acertada
Aplomo en carretera
Tacto deportivo

Cosas en contra

Consumo elevado
Maletero escaso
Embrague muy blando

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 2.198 c.c.
  • Potencia: 185 CV CEE
  • Par: 23,4 mkg
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 466/182/141 cms
  • Peso: 1.490 kgs
  • Ruedas: 225/50R17
  • Maletero: 445 L
  • Cap. Depósito: 70 L
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 222 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 8,8 seg
  • Consumo medio oficial: 9,4 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EBD, ESP, TCS, 6 airbags, asiento trasero abatible, faros antiniebla, equipo audio CD, faros de xenon, sensor de luces y limpiaparabrisas, llantas de 17", ordenador, tapicería de cuero, retrovisores eléctricos calefactables...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Alfa Romeo 159 2.2 JTS Selective

Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).