by AUTODOMINIS

Prueba del Peugeot 3008 2.0Hdi S.Pack 6V

Peugeot 3008 2.0Hdi S.Pack 6V

" Para lo mucho y para lo poco "

El 3008 es sin duda el modelo más polivalente de la extensa gama Peugeot. De hecho, con este motor y este acabado, hay muy poco para lo que no sirva, a menos que quieras correr con él el campeonato del mundo de F1 o... inscribirlo en un concurso de belleza.


Porque bonito, lo que se dice bonito, no es, aunque este acabado Sport Pack con sus ruedas de 18” y sus detalles cromados traten de endulzar el conjunto –pintura marrón glacè mediante (Marrón Hickory lo llaman en la marca)-.



El caso es que todo va bien hasta que alcanzamos su zaga y vemos cómo los diseñadores debían de tener prisa por “ir acabando” y estropearon el coche con unas aletas marcadas en exceso y unos pilotos traseros tipo boomerang que no hacen justicia al resto del coche. Una pena, pero todo no se puede tener aunque este coche casi lo tenga.

Reconozco que este segmento “indeterminado” de vehículos me deja frío a nivel emocional, pero también es justo reconocer que se trata de coches pensados de una manera muy inteligente para satisfacer la mayoría de las expectativas diarias de un usuario medio que haya decidido comprarlo.



Por fuera, como digo, no es un coche precioso, pero goza de una apariencia original y trabajada que transmite seguridad y espacio, que es lo que nos encontramos tras abrir cualquiera de sus puertas. Las plazas delanteras son muy holgadas y entre ellas tenemos una guantera… bien, digamos que he dormido en habitaciones de hotel más pequeñas que este hueco. Y hay más cajones y orificios por todas partes, bajo las radio, bajo el volante, en las puertas, en el suelo trasero, portagafas… en este coche el problema no será encontrar un sitio para dejar las cosas, sino tratar de encontrar en qué sitio las has dejado una vez que vayas a buscarlas. La postura de conducción es elevada con todos los mandos muy a mano distribuidos por una consola central de fantástico aspecto y calidad, coronada por unos accionadores muy chulos de inspiración retro. La pantalla sube y baja del navegador es grande y clara, y las indicaciones de dicho elemento se muestran con infinita mayor sencillez que la que ostentan los botones que hay que usar para programarla. El equipo de sonido es extraordinario y la instrumentación completa y sincera. La pantalla multifunción cuenta con un modo brújula más divertido que práctico. El volante es terriblemente soso –marca de la casa- y los mandos situados tras él tienen un funcionamiento impecable. En dicha ubicación su manejo resulta casi más intuitivo que el contar con ellos sobre los brazos del volante, pues al no verse, rápido te acostumbras a su tacto. También te acostumbras pronto a la información proyectada sobre el display en el parabrisas y la buena visibilidad también hará que en dos maniobras “cales” las dimensiones del coche. De todas formas hay control de aparcamiento trasero, así que pierde cuidado si eres muy torpe.

Y hay mucho espacio en las plazas de atrás. Tres viajarán sin apreturas ni de largo, ni de ancho ni de alto, y en su maletero con puerta de doble apertura (un pedazo para arriba y otro pedazo para abajo) cabe de todo. Tenemos entre 432 y 512 litros, dependiendo de lo cómodos que quieran viajar tus pasajeros traseros, pues su banqueta y respaldo es deslizable. La altura al suelo es aceptable y los asientos se abaten en un suspiro.



El techo panorámico hará las delicias de tu mujer (que siempre quiere “más luz”) y de tus hijos (que de día podrán ir viendo el cielo y de noche el fulgor de las farolas). Está tintado y no da calor, aunque para los aparcamientos a pleno sol en el mes de agosto se contempla una lona eléctrica que lo cubre totalmente.



Una vez en marcha lo primero que notamos es lo bien que le sientan las ruedas grandes a este coche. No sólo en el apartado estético, sino ya en el aspecto dinámico. Con ellas la dirección se vuelve más precisa y el puntito y medio que perdemos en confort lo ganamos en aplomo, agarre y docilidad de reacciones sobre asfalto seco. Para mojado, barro o “limitadas excursiones offroad” mejor con el Grip Control del 1.6Hdi que hace un tiempo también por aquí probamos. No obstante, para el 95% de las ocasiones, esta configuración es la correcta.

La suspensión trabaja bien filtrando grandes baches pero transmitiendo la carretera a las manos (y los riñones) del conductor, y al contar con un perfil de rueda más bajo que la monta de serie de otros acabados, apenas existen movimientos parásitos de la carrocería al abordar fuertes apoyos en curva. Los frenos cumplen sin excesos ni defectos… graves, pero hay que pisar demasiado a fondo el pedal para contar con todo su poder de detención. En definitiva es un coche perfecto para recorridos cortos y ligeros a buen ritmo en carretera o para viajes largos en autopista a tope de carga viendo el paisaje y cuidando los puntos del carnet. Y esto en gran medida se lo debemos al conjunto motor-cambio.

Como os dije, hace meses, en su lanzamiento, os trajimos por esta web al 1.6Hdi 110CV automático. Lo mejor de ese coche (aparte del inteligente invento del Grip Control) era su bajo consumo y lo voluntarioso de su mecánica para compensar lo lento de su cambio pilotado. Era un buen coche… para ir despacio. Bueno, pues aquí el señor 2.0Hdi de 150CV (hay una versión automática de 163CV) tiene un perfil mucho más alto que su hermano pequeño. Empuja desde abajo con entusiasmo con un nivel de ruido y vibraciones más que aceptable. Gana velocidad como una locomotora hasta desfallecer cerca de las 4.200 rpm (malditos turbodiesel). El cambio con seis velocidades, de manejo rápido pero de inserciones dubitativas, combina prestaciones y consumos a partes iguales, gracias a unos desarrollos bien escogidos para tal fin, que limitan la velocidad del coche a poco más de 190 km/h pero que se alcanzan sin esfuerzo. Pero bueno, a lo que el gasto de gasoil se refiere nosotros nos hemos hecho toda la semana de pruebas (768 kms) con un sólo depósito, esto hace una media de menos de 7 litros al los 100 kms recorridos, cosa que para su potencia y peso es más que loable.



Como admirable es su precio y equipamiento. Básicamente lo trae todo de serie, y si le sumas novecientos eurillos a los 28.840 que te piden por él, te lo llevas con faros de xenon direccionales, que el navegador y tal ahora en este acabado al parecer es de serie. Es cierto que la competencia arrecia con el Qashqai reventando alforjas mientras el Renault Koleos se come los mocos. Y es que unos se pasan y otros no llegan mientras este 3008 encuentra su lugar gracias a un equilibrio que lo hace brillar en todo sin destacar en nada, quizá porque no le interese.

Una compra recomendable, en definitiva. No enamora, pero convence. Incluso con los días, el color castaña pilonga de nuestra unidad me empezó a gustar sobremanera. ¿Me estaré haciendo viejo?





NUESTRA NOTA: 9
Valoracion prueba 9
Cosas a favor

Practicidad encomiable
Rendimiento mecánico
Equipamiento de serie

Cosas en contra

Tacto del freno
Sin Grip Control con esta ruedas
Sensible al viento lateral

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.997 c.c.
  • Potencia: 150 CV CEE
  • Par: 34,7 mkg
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 436/183/164 cms
  • Peso: 1.529 kgs
  • Ruedas: 235/45R18
  • Maletero: 512 l
  • Cap. Depósito: 60 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 195 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 9,7 seg
  • Consumo medio oficial: 5,7 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, TCS, 6 airbags, anclajes isofix, ordenador de abordo, retrovisores eléctricos, calefactables y plegables, volante de cuero, control de inclinación de la carrocería, portón trasero de doble apertura, alarma antirrobo, control de aparcamiento trasero, navegador, techo panorámico, intrumentación proyectable, puerto USB, llantas de 18"...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Peugeot 3008 2.0Hdi S.Pack 6V

Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).