by AUTODOMINIS

Prueba del Peugeot 508 SW 1.6THP Allure

Peugeot 508 SW 1.6THP Allure

" Aún más capaz "

El Peugeot 508 vino con argumentos suficientes para sonrojar a intocables del segmento como el VW Passat. Ahora, con su versión familiar, su capacidad en todos los ámbitos aumenta.


A primera vista su silueta baja y larga salta la vista haciéndolo parecer un coche más grande lo que en realidad es. Y es que esta variante no necesita de muchos centímetros extra sobre la berlina (tan sólo 2, de hecho) para afianzarse como uno de los gigantones del segmento (con permiso del Opel Insignia y Ford Mondeo, los verdaderos “Veiculos Longos” de la categoría).



Pero su perfil no sólo busca tamaño, sino realzar el aspecto dinámico alejándolo de propuestas más monovolumen y menos aspiracionales. El 508SW busca insistir en el hecho de que es un 508, con todo lo bueno que tiene, como mayor margen de carga.



Sin embargo hace mucho tiempo ya que las marcas dejaron de considerar sus rancheras como derivados de berlinas con añadidos sobre el maletero. Ahora se diseñan ex profeso y no son pocos los casos de los que aglutinan mayor interés que el suscitado por el propio coche convencional del que derivan (Hyundai i40, todos los Volvo, Honda Accord, Skoda Superb Combi…). Es por ello que ese “pegote” en la trasera ya no es tal, y este 508 es buen ejemplo. Las líneas del tercer volumen se inscriben en el resto de la carrocería como si siempre hubieran estado ahí. La trasera luce tan discreta como elegante, con ópticas leds que, sin llegar a la virguería del “zarpazo” del 508 de 4 puertas, también resultan atractivas. Ellas flanquean el portón que se abre a una muy buena altura del suelo para cargar objetos pesados y deja paso a un interior de 518 litros muy aprovechables gracias a las formas regulares del hueco. Echo de menos una luneta practicable y algún ganchito más para sujetar bolsas, pero hay red y con ello me vale. Según nuestras mediciones superó con holgura la famosa y exigente “prueba del pastor alemán de 7 años”. Cupo el perro con dos de sus juguetes favoritos (un fémur de alce adulto y el libro firmado de César Millán), lo que equivale a poder cargar el equipaje de una familia media de 5 miembros.



Pasamos ahora al interior ya como personas y nos sentamos en el puesto de conductor. Desde ahí, la misma sensación de amplitud y calidad que tuvimos cuando conducimos la berlina. Plásticos, ajustes, tapicería, embellecedores… todo esta en su sitio ofreciendo una imagen a la altura de “premiums” del mercado. Los asientos, sin llegar al extraordinario nivel del acabado GT, son buenos, grandes, cómodos y sujetan lo oportuno. La postura al volante se consigue enseguida y ya puestos a ello lo que llama la atención el lo completo de su instrumentación. En los tiempos que corren, donde ya ni se recuerda lo que era un termómetro de temperatura del motor… este coche nos lo ofrece y complementa con otro que mide el mismo patrón sobre el aceite. Sobresaliente. A ello le sumamos el Head Up Display, que nos proyecta información sobre un cristalito anejo al parabrisas, y un navegador (opcionales las dos cosas, me temo) grande y clarito. Con todo, un diez en instrumentación para este coche.



De ahí, vamos para abajo. El botón de arranque a la izquierda carece de sentido a menos que pretendan parecerse a Porsche, y el poner los mandos del mencionado Head Up tras un tirador similar y al lado del tirador del freno de mano puede provocar más que un susto. Sí amigos, aquí el que suscribe se equivocó y tiró de lo que no era a 120km/h en autopista. Frena, pero afortunadamente no bloquea.

Y otra nota mejorable en lo que referente a la visibilidad. Hacia delante y a los lados sin problemas, pero hacia atrás destacar que se han pasado con el tintado de los cristales, tan de moda hoy en día, y de noche, apenas se distinguen objetos. Pero lo peor es la visión en tres cuartos, en una incorporación o en un cruce en oblicuo. El pilar B es tan grueso y está tan inclinado hacia atrás que lograr ver algo de manera nítida solo se logra sacando medio coche fuera… lo que puede ser peligroso para ti chapa y pintura en el caso de que venga alguien.



La calificación de nuevo mejora si hablamos de las plazas de atrás, amplias, confortables y capaces de albergar tres adultos con sus correspondientes tres pares de piernas gracias a un suelo casi plano. Gusta mucho por cierto el enorme techo panorámico y el climatizador de tres zonas independiente (opcional).

Ahora arranco ya ansioso por reencontrarme con el motor 1.6THP que tantas satisfacciones en sus variadas personalidades nos ha ofrecido desde su nacimiento. Para mí es este bloque, construido al alirón entre PSA y BMW, el mejor turbo pequeño que hoy se comercializa. Sabe ser suave, vigoroso, voluntarioso, parco en consumos o explosivo a golpe de gas en su versión de 200CV. Lo malo es que mucho depende del coche en que se monte y de las relaciones del cambio escogidas. En este caso, los 156CV del coche se hacen los remolones para tirar con soltura de la tonelada y media del 508SW, en gran parte por la elección de unos desarrollos extralargos que, si bien miman en consumo (6,7 l/100kms en la prueba), te hacen recurrir más de lo deseado a la palanca de cambios buscando una marcha menos para mantener las prestaciones. Porque para ir rápido con este coche, acostúmbrate a cambiar sobre las 4.000 rpm.



Pero bueno, al final no es esa la filosofía del coche. Es un viajero con carga y pasajeros, y lo que es viajar, lo hace de miedo. Su pisada es excepcional, con todo el aplomo que otorga su proyección sobre el asfalto y un tarado de suspensión que te mece pero no te menea. La apuesta es clara por el confort de marcha, para mayor dinamismo, mejor optar por la versión con acabado GT… no disponible con este motor inexplicablemente, la cuál cuenta con un esquema de doble triángulo superpuesto en el eje delantero mucho más preciso y moderno.

A la hora de hacer curvas, como en casi todos estos coches, conviene hacerse cargo de las inercias que genera su carrocería, y mejor abrir gas tarde que pronto para no encontrarnos con u ESP que nos dice “nanai de la China, que aún tengo que recuperar el culo antes de la salida”.

Los frenos, sin ser para echar cohetes, detuvieron el coche muy poco más allá de los metros prometidos por la marca, obteniendo eso sí, muy buena nota en nuestro test de frenada asimétrica.



Por lo demás, poco más que añadir. 28.950 euros de viajero capaz. El coche en este acabado Allure (muy completo) bien los vale. Aunque quizá yo optaría por el 2.0HDi de 163CV al que iguala en prestaciones. Lo que pierdo en suavidad, lo gano en autonomía y en “punch” a bajas revoluciones. Son 1.850 euros de diferencia. Cuestión de hacer números. Respecto a su competencia, el Laguna Grand Tour es más “deportivo”, el Passat más caro a igualdad de equipamiento, el Opel Insignia es enorme y gastón en mecánicas de gasolina, el Ford Mondeo es soso, el Citroen C5 es tan bueno como pesado, y el Alfa 159 ya sólo tiene un motor puntiagudo disponible. Lo Premium se nos va de precio y los algunos asiáticos están en pleno reposicionamiento, porque Hyundai ahora está pidiendo 35.000 euros por un i40SW GLS de 136CV, ¿?.
Pero en definitiva, todo es cuestión de matiz y ninguno de los modelos mencionados hablando en serio queda ni muy por delante ni muy por detrás de nuestro 508.
Más que de capacidad de maletero,hemos de buscar el coche más capaz de cumplir totalmente nuestras necesidades y deseos.


NUESTRA NOTA: 7.5
Valoracion prueba 7.5
Cosas a favor

Calidad de acabado
Confort de marcha
Amplitud y capacidad de maletero

Cosas en contra

Visibilidad tres cuartos
Desarrollos del cambio largos
Sin acabado GT en este motor

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.598 c.c.
  • Potencia: 156 CV CEE
  • Par: 24,4 mkg
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 481/185/145 cms
  • Peso: 1.495 kgs
  • Ruedas: 215/55R17
  • Maletero: 518 l
  • Cap. Depósito: 72 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 218 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 8,8 seg
  • Consumo medio oficial: 6,5 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, 6 airbags, climatizador, barras en el techo, faros antiniebla, retrovisores eléctricos, techo panorámico, navegador, arranque manos libres, bluetooth, cristales tintados, freno de mano automático, tapicería mixta de cuero, regulación lumbar eléctrica....

"Bonus Gallery"
Fotografías del Peugeot 508 SW 1.6THP Allure

Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).