by AUTODOMINIS

Prueba del Skoda Yeti 2.0Tdi 4x4 DSG

Skoda Yeti 2.0Tdi 4x4 DSG

" Navaja Checa "

Como una navaja suiza multiuso este pequeño SUV procedente de Chequia guarda siempre un truco en la manga para que su versatilidad sea completa.


La estética desenfadada del modelo ha obtenido durante nuestra prueba tantos partidarios como detractores. A los que gustaba, les gustaba su apariencia gamberra y sus pegatinas personalizadas (accesorias) en el capó y laterales. A los que menos gracia les hacía, criticaban su tamaño excesivamente pequeño y su similitud, por sus formas cuadradas y color blanco, con una furgonetita de reparto de leche a domicilio.



Valoraciones aparte, nadie discutía que su diseño resultaba original.
Sin embargo, añado yo, el Yeti no busca sólo ser resultón. Su pequeña carrocería elevada aporta distancia al suelo para sortear obstáculos fuera del asfalto, sus protecciones de plástico en pasos de rueda y parachoques son de enorme utilidad para evitar desperfectos en la ciudad y en el campo. La verticalidad de su zaga nos brinda una gran y diáfana boca de carga y su morro bien diferenciado del habitáculo aporta sensación de seguridad y contundencia, y sus peculiares “faros desestructurados” permiten que… si se rompen los principales puedas circular con los auxiliares.
Y reconozco que en lo contenido de sus dimensiones, he encontrado antes a un amigo que a un adversario.



Pasamos al interior y la sobriedad VW se nota incluso en este acabado Experience, el más alto de gama. De la misma manera que se nota una apuesta por la calidad destacable. El tacto de guarnecidos, mandos y botones es muy bueno, así como su ubicación por toda la consola. Quizá los mandos del climatizador quedan poco a la vista, así como la pantalla del navegador “Amundsen” (genial nombre para un GPS) pueda encontrarse demasiado baja. A ello le sumamos una posición excesivamente vertical del volante y ya hemos acabado con las pegas interiores del modelo. Todo lo demás es bueno, y práctico, como la guantera superior, los huecos en las puertas, bajo el apoyabrazos y el portagafas.



También es buena la sensación de espacio que se disfruta sentado a sus mandos. A pesar de su contenida talla, los asientos son grandes y cómodos, y disfrutan de todos lo reglajes deseables para disponer de una buena postura al volante, la cual, he de anotar, no es especialmente elevada para las pretensiones “off road” del coche.

En las plazas de atrás pasa tres cuartas partes de lo mismo, lo que es de agradecer ya que es aquí donde nos encontramos con un “tercero en discordia”. Sin embargo, si dos viajan bien en segunda línea del Yeti, el tercer pasajero, entendido como “el del centro”, se quejará, más que de espacio, de lo incómodo de su asiento. Por otro lado, si bien a lo ancho atrás el Skoda cumple, en la cota longitudinal también… con trampa. Su banqueta es desplazable, lo que nos permite lograr mayor hueco para las piernas a costa del maletero. No es mala solución.



Del maletero lo que más me ha gustado es la multitud de ganchos, redes y anillas que alberga para que nuestras pequeñas compras vayan seguras cuando viajen en dicho espacio. También goza de una muy buena altura de plano de carga y unas formas regulares, amén del consabido doble fondo. Quizá el tirador a la hora de cerrar resulte un poco incómodo. Inteligente es también el sistema VarioFlex que permite plegar o extraer completamente los asientos traseros de manera individual para aumentar la capacidad de transporte hasta más allá de la que detentan algunos de sus rivales más voluminosos. Y es que este Yeti siempre tiene un as en la manga.



Ahora, si hablamos de su comportamiento dinámico, el Skoda esconde una baraja completa.

Del motor 2.0Tdi common rail de 140CV poco más que decir que no se haya dicho ya. Su compromiso entre prestaciones, consumo y agrado de marcha es de los mejores de su segmento. Si a ello le unimos una carrocería compacta como la de este Yeti y el cambio DSG automático conseguimos un conjunto ideal. Mucho mejor que el cicatero Green Line de 105CV y que el todopoderoso Tdi de 170, cuyo principal defecto estriba en no poder contar con la caja de cambios automática referida.

Puesto en carretera, el pequeño SUV gana velocidad de manera ordenada, sin tropiezos ni aspavientos. Logra unas prestaciones más que decentes para moverse con soltura por vías rápidas, sin embargo, es cuando las cosas se ponen difíciles cuando el checo saca lo mejor de sí mismo. Esto es, en ciudad y fuera de la carretera.
En urbano se mueve como un cohete. Tiene bajos para salir y medios para mantener, y no hay obra, bache, bordillo o badén que le resulte infranqueable. Maniobra muy bien dada su corta longitud y la visibilidad es buena hacia todos lados. La dirección, tirando a blanda, es otra ayuda. Si algo se echa de menos, es mayor altura para el conductor, que verá como los usuarios de Qashqai, ASX y demás le miran ligeramente por encima del hombro.



Y salimos al campo animados por su tracción 4x4 a la vieja usanza (embrague multidisco Haldex), capaz de mandar hasta el 90% del par a las ruedas traseras cuando las condiciones del terreno se vuelven complicadas. Y se las complicamos. Y el Yeti salía de ellas con una facilidad casi insultante (al estilo del Renault Koleos). El eterno recorrido de su suspensión y unos ángulos decentes merced a lo alargado de su batalla le granjea un comportamiento offroad de lo más sincero. Obviamente tiene sus límites y no es un coche para hacer trial, pero incluso para cuando nos hemos pasado de la raya el coche incorpora reductora en forma de control de descenso electrónico. Muy bueno.

Respecto a frenos, cumple, y de consumo, fiel a sus números con una media de 6,7 litros a los 100 kilómetros recorridos en conducción mixta. A la altura de un compacto sin cambio automático ni tracción integral que lo lastre.

Concluimos con las conclusiones, que es lo suyo. La primera es lo apropiado que este Yeti 2.0Tdi 140CV 4x4 DSG Experience puede resultar como único coche en una familia. Y es que lo tiene todo para satisfacer a sus potenciales compradores: potencia, comodidad, versatilidad de uso, estética, economía de consumo y un equipamiento de serie al que no le falta absolutamente de nada (tapicería de piel, airbag de rodilla, faros de xenon, navegador…). Lo malo es la factura a pagar, y no porque los 31.100 euros que nos piden por él sean muchos, sino porque mucha gente puede pensar que por ese dinero merecen “más coche”, es decir, algo más grande, lo que es comprensible. Para ellos quedará el Tiguán o el Q3 de Audi sin salir de la casa Volkswagen, o el Octavia Scout, si me apuras, que con 580 litros de maletero da “sopas con honda” a su competencia. Y hay mucho más donde elegir, pero mientras que unos son unos auténticos machetes en ventas, bisturís en consumo y prestaciones o auténticos cuchillos carniceros a la hora de salir al campo, en casi ninguno encontrarás tan fielmente la idea de navaja multiuso que presenta este Yeti checo.



NUESTRA NOTA: 8.5
Valoracion prueba 8.5
Cosas a favor

Versatilidad de uso
Motor+DSG+sistema 4x4
Equipamiento muy completo

Cosas en contra

Volante muy horizontal
Cierre maletero
Sin rueda de repuesto

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.968 c.c.
  • Potencia: 140 CV CEE
  • Par: 32,6 mkg
  • Tracción: integral permanente
  • Caja de cambios: automática 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 422/179/169 cms
  • Peso: 1.555 kgs
  • Ruedas: 225/50R17
  • Maletero: 405 l
  • Cap. Depósito: 60 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 187 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 10,1 seg
  • Consumo medio oficial: 6,5 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, Hill Holder, 7 airbags, climatizador bizona, faros bixenon, navegador, bluetooth, tapicería de cuero, cristales oscurecidos, botón offroad, control de aparcamiento delantero y trasero, control de velocidad, volante multifunción, luces de día...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Skoda Yeti 2.0Tdi 4x4 DSG

Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).