by AUTODOMINIS

Prueba del Mercedes A180 CDi

Mercedes A180 CDi

" Clase A-probada "

Superado el concepto minimonovolumen del anterior Clase A, Mercedes se ha decidido a ofrecer un compacto al uso cargado de buenos argumentos para abrirse hueco entre su competencia. Probamos la versión básica para comprobar si la gama arranca con la “A” de acierto.


La marca de la estrella debe estar muy segura de su nuevo modelo, pues el ejemplar cedido por su diligente departamento de prensa nos llega sin florituras ni añadidos. Esto es, sin un solo opcional que pudiera comprometer o tamizar nuestro juicio.
O bueno, mejor dicho, nuestro A180CDi sólo incorporaba la “Línea Urban” (340 euros que merecen la pena) con todos los detallitos que incluye de serie sobre la básica “Línea Style”.



De esta manera, nuestro coche color negro noche –sin cargo adicional- lucía austero (como un coche de alquiler, decía nuestra fotógrafa) pero elegante. Y es que no han sido pocas las miradas curiosas que ha despertado a su paso.
Porque el envoltorio de este nuevo Clase A es una de las mejores realizaciones del fabricante de Stuttgart –con permiso del CLS-, conjugando todas las características estéticas de los productos de la gama en una carrocería de apenas 4 metros con treinta. Atrás quedó aquel Clase A para… no sé, nunca llegué a identificar su público… con rasgos de monovolumen en formato de bolsillo y versión tres puertas para Dios sabe quién.

Ahora el coche es más coche, ancho, bajito y como ya dije, no muy largo (más corto que un BMW Serie 1 y que un Audi A3 Sportback). Sin embargo, en lugar de optar por un anodino hatchback, los diseñadores han puesto toda la carne en el asador a sabiendas de que este A se ha de convertir en el bestseller de la marca en Europa y que de él han de salir tres o cuatro variantes de carrocería (el CLA es la primera de ellas, con USA en el punto de mira, luego llegará el todocamino GLA Y más tarde el coupé/cabrio… ¿ALK?).
Pero la cosa no acaba ahí, pues su bastidor ha de ser capaz de lidiar con la versión AMG de cerca de 350CV y que por primera vez, contará con tracción integral.

Por todo ello, este coche había de ser bueno. Y al primer vistazo, la impresión que deja es muy positiva. Desde fuera no hay ángulo malo desde el que mirarlo. Su frontal con las lamas cromadas en su parrilla flanqueada por las ópticas LED/bixenon (de serie en España y no en Alemania –curioso-) destaca entre el tráfico, el perfil con los hombros marcados y ese pliegue ascendente en la cintura lo separan de realizaciones más pueriles, y la trasera maciza, con los dos tubos de escape ovalados encajados en los bajos carenados y los pilotos contundentes a ras de una luneta que arranca con pequeño alerón… nos hablan de la deportividad pretendida del modelo.



Hasta aquí perfecto. Lo malo viene cuando llegas a devolverlo al parking de Mercedes y aparcas al lado de un Clase A color rojo con paquete AMG. Y vaya, ahí sí se nota la diferencia.
Pero bueno, supongo que irá en gustos.

En el interior la marca alemana no puede desentonar y ha de intentar hacer gala de toda su clase y categoría aún en su modelo más humilde. Y este intento se materializa en logro cuando ves la cantidad de plástico mullido que hay a la vista y en la precisión de sus acabados. Pero sobre todo cuando ves los asientos. Grandes, envolventes y en acabado Style, parcialmente tapizados en cuero con costuras en contraste. Una maravilla de banquetas.

Si hay algo que desentona es la pantalla del equipo multimedia. Parece un añadido de última hora. Un pegote puesto a lo loco buscando la modernidad de una tablet y acabando por generar un efecto de extrañeza. Es como llevar un marco digital antiguo pegado con papel celo al salpicadero.
Eso y unos mandos excesivamente bajos para la climatizaciòn son las dos únicas pegas que le pondré a un interior que en cuanto a materiales, equipamiento y ergonomía rayan a muy buen nivel. Las toberas de aire de inspiración SLS me encantan, y añado que la visibilidad desde el puesto del conductor, es bastante buena. Como completa resulta la instrumentación digital y analógica a nuestro alcance.



Las plazas traseras, a las que se accede por unas amplias puertas, también exhiben muy buenos asientos, y aunque su demarcación invita a acomodar tres ocupantes, una cota a lo ancho estrecha y un prominente túnel central harán más recomendable la opción de viajar con sólo dos pasajeros… sin más agobio que el producido por una contumaz caída del techo que no condiciona la altura de la cabeza, pero sí el marco superior de la ventanilla, y sobre todo, por lo voluminosos que resultan desde estas plazas los respaldos de los asientos delanteros.



Algo parecido sucede en el maletero. Si su capacidad -341 litros oficiales, 339 nos han salido a nosotros- es la suficiente, lo angosto de su boca de carga los hacen parecer menos. Y la bandeja rígida que oculta la carga… aquí sí se ve dónde han ahorrado los dineros…



La puesta en marcha del Clase A se hace mediante llave convencional, algo casi en desuso estos días y que resulta grato encontrarse de nuevo. Nada más arrancar, el A180CDi nos descubre su más negativa sorpresa: el ruido.
El propulsor que monta este coche es el tetracilíndrico de 1.461 c.c. de origen Renault que hace tiempo probamos en el Clio. Para la versión automática se reserva el motor Mercedes, este sí, de 1.796 c.c. (ahí sí tiene sentido lo de “A180”) y análoga potencia.

En su día ya nos quejamos del elevado nivel sonoro del bloque, lo que en el Clio puede tener un pase pero no en un Mercedes.
Y es que incluso estando mejor insonorizado, el traqueteo que llega a nuestros oídos es de lo más molesto y de lo menos “premium”. Afortunadamente, el coche suena pero no vibra.

Un poco cariacontecidos por el mal arranque quitamos el freno de mano eléctrico a la izquierda del volante y nos lanzamos a descubrir lo que da de sí este pequeño motor en este coche, y al medio centenar de kilómetros recorridos casi se nos ha olvidado el ruido. Como en el Clio, este motor rezuma brío y a no ser por lo pronto que se queda sin fuelle en el cuentavueltas, parecería que llevamos un coche más potente.



Sinceramente, no creo en el “trucaje” de los coches de prensa, o desde luego no a este nivel, así que doy por buenos los registros que hemos medido y que mejoran todas las prestaciones oficiales –por décimas, eso sí-.
Este coche es capaz de rodar ligero con unos consumos de mechero. No hemos sido capaces de pasar de 5,7 litros a los 100kms por más que hemos insistido. Incluso desconectando su sistema Start&Stop -más eficiente en parada que en arranque- no hemos logrado empeorar los datos. Y hablamos de un coche que apenas tenia 1.000kms cuando lo sacamos del garaje…
Sin embargo, el mérito del su buen rodar no sólo se lo lleva el motor, sino también el resto del coche.

El chasis está medido para poder con el triple de potencia, por lo que manejar 109 “caballitos” es para él coser y cantar, granjeando un apoyo pertinaz por mala que sea la carretera, con unos tarados de suspensión tirando a duros y un esquema trasero que ayuda a redondear las curvas tal vez intentando disimular su carácter de coche de tracción delantera. Muy pocas inercias nos sacarán de la trazada que hemos elegido girando una dirección rápida y precisa. Y si las cosas se ponen difíciles, siempre se puede recurrir a unos potentísimos frenos.



En carreteras de segundo orden, el confort de bacheo no es todo lo “confort” que merece el término, pero la seguridad que imprime su aplomo merece ese pequeño sacrificio. La caja de cambios -¡anda que no hacía que no conducía yo un Mercedes manual!- me ha satisfecho por su precisión, pero no por su rapidez. Sin embargo, la veo muy adecuada al coche. La inserción de la marcha atrás es quizá lo que menos me gusta de su manejo.

En ciudad el coche rueda sin drama a 50 km/h en quinta, aprovechándose de un par, si bien no elevado, sí disponible a muy bajas vueltas. No hay territorio ajeno para este automóvil, y esa en el fondo, es la gracia de los compactos.
Su apartado dinámico le ha hecho ganar casi todos los puntos que su motor poco refinado le hizo perder al inicio.

Es el término medio perfecto entre lo anodino –dicho en plan positivo- de un Audi A3 y la deportividad de un BMW Serie 1 –que por otro lado, ¡es tan feo!-
Sin duda, el Clase A aprueba con nota el nuevo desafío que le plantea el segmento en el que se ha introducido.



Otras cuestiones obedecen a su equipamiento.
Es verdad que este coche, tal y como lo veis en las fotos, sale “sólo” por 28.940 euros. Lo cual está muy bien, a la altura de su competencia, pero que incluye detalles como los faros de xenon que en otras marcas has de pagar aparte, y suma seguridad contando con airbag de rodilla en el lado del conductor, el indicador de distancia segura o el “Attention Assist” (lo de la taza de café del cuadro). Pero no hay unos tristes sensores de parking ni tan siquiera en la parte trasera, ni un climatizador bizona, ni unos espejos de cortesía iluminados, ni control de velocidad, ni retrovisores plegables, ni ganchitos en el maletero… vacíos que por otro lado es capaz de rellenar su enorme lista de opcionales a un precio que yo calificaría como “decente”.

Un Clase A180CDi Línea Urban suficientemente equipado no debería rebasar más de un par de cientos la barrera de los 30.000 euros. Es dinero, pero lo vale como coche compacto de lujo que se erige en todo un acierto, a pesar de bregar con un motor tan eficaz como rudo, carente del “toque Mercedes”.




NUESTRA NOTA: 8
Valoracion prueba 8
Cosas a favor

Comportamiento dinámico
Consumo medio muy bajo
Interior logrado y asientos excelentes

Cosas en contra

Motor rudo y ruidoso
Pantallita multifunción de pegote
Boca del maletero estrecha

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.461 c.c.
  • Potencia: 109 CV CEE
  • Par: 26,5mkg
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 429/178/143 cms
  • Peso: 1.320 kgs
  • Ruedas: 225/45R17
  • Maletero: 341 l
  • Cap. Depósito: 50 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 190 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 11,3 seg
  • Consumo medio oficial: 3,5 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, Hill Holder, 6 airbags + airbag de rodilla de conductor, aire acondicionado, ordenador de a bordo, faros bixenon, sensor de luces y limpias, indicador distancia de seguridad, freno de mano eléctrico, tapicería mixta de cuero, radio CD mp3 con toma usb, bluetooth, asientos traseros abatibles...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Mercedes A180 CDi

  • Elegante, sofisticado y a la vez discreto. Una bella estampa

    Elegante, sofisticado y a la vez discreto. Una bella estampa
  • Fantásticos asientos delanteros. Tacto, sujección y comodidad sobresalientes

    Fantásticos asientos delanteros. Tacto, sujección y comodidad sobresalientes
  • Probando el volumen del maletero... e intentando mejorar su equipo de sonido

    Probando el volumen del maletero... e intentando mejorar su equipo de sonido
  • Cuadro claro, legible y completo

    Cuadro claro, legible y completo
  • El único coche con marco digital en su salpicadero...

    El único coche con marco digital en su salpicadero...
  • Un Clase A brillante a todas luces...

    Un Clase A brillante a todas luces...
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).