by AUTODOMINIS

Prueba del Peugeot 208 GTi

Peugeot 208 GTi

" Esencia GTi "

Peugeot recupera la denominación más emblemática de su historia (con permiso del VW Golf…) para otorgársela a su compacto urbano con pretensiones deportivas. ¿Será digno el 208 de semejante apellido?


Lo más destacable al acercarse al nuevo Peugeot 208 GTi es precisamente lo poco destacable que resulta. Tan sólo unos pequeños detalles señalan que nos encontramos ante el modelo más dinámico de la gama.



Solamente está disponible en carrocería tres puertas y sólo puede configurarse en cuatro colores (negro, gris, rojo y blanco). Sin embargo, esos pequeños detalles distintivos realzan la bonita imagen de este pequeño automóvil alejándolo de estridencias o “macarradas”.

Así nos encontramos con un frontal con paragolpes específico, con antinieblas integrados, parrilla en “nido de abeja-bandera de cuadros” y el nombre del fabricante tímidamente perfilado en letras rojas. También hay unos pilotos diferenciadores con estética “3D” e intermitentes de tecnología LED. Por cierto que al accionarlos hacen una forma de asa u oreja de lo más curiosa.



En el perfil, hay unas discretas taloneras, retrovisores en acabado de aluminio y unas atractivas llantas de 17 pulgadas dentro de las cuales se distinguen unas pinzas rojas de freno. Eso y la inscripción GTi en el embellecedor cromado de las ventanillas lo reivindican ante sus hermanos “más tranquilos”.

En la parte de atrás vemos un alerón de techo no en exceso prominente y otro parachoques especifico que incluye “deflector” y doble salida de escape trapezoidal. Junto a ello, la inscripción “GTi” a la derecha del portón y las gráficas Peugeot, de nuevo, rematadas en rojo.

Hasta aquí todo bien. Deportivo pero discreto. Va en gustos, pero a la hora de distinguirte entre el tráfico, el apartado estético del Renault Clio RS 200 está bastante más logrado.



En el interior tampoco hay excesiva distinción, o mejor dicho, ningún aditamento excesivo que recargue una atmósfera de calidad y practicidad de la que ya hace gala el 208 más humilde de la gama.
La tapicería ha de ser negra por defecto y los remates rojos, que es lo suyo. El salpicadero está forrado en el mismo material y las notas de color salpican las costuras, los plásticos del salpicadero, las puertas, el volante y la capilla dividida de la instrumentación. Todo ello queda muy agradable al tacto y a la vista. Siempre y cuando te guste el color rojo…

Los mandos son comunes al resto de 208 –en función del equipamiento- y el diminuto volante encuentra en este coche su razón de ser, como luego veremos.
La dotación de serie de este GTi es francamente excelente, dejando muy poquitas cosas en la lista de opciones (la pintura metalizada -385 euros-, el navegador -509 euros- el techo solar -416 euros- y poco más).



Lo peor del “interior GTi”, a mi juicio, son los asientos. De una factura extraordinaria y un mullido apropiado, son, sin embargo, excesivamente pequeños. Tanto que te hace pensar si la “G” de GTi se refiere a coche para “Gnomos”.

En serio, yo creo tener los 85 kilos que peso bien repartidos a lo largo de mi metro ochenta largo, y sin embargo, no quepo en esas butacas. Lo que me causó, además de ciática por llevar el resalte lateral del asiento bajo mis muslos, un molesto complejo de “culo gordo”.

Este es un detalle a tener en cuenta por quien quiera este coche. Que el mismo día que lo pida, se ponga a dieta por si acaso.
Los pasajeros de las plazas traseras tampoco lo van a pasar mejor, y no tanto por sus asientos –más convencionales- sino por el espacio disponible. Peugeot homologa el 208 como cinco plazas, pero yo lo veo más, en versión 3 puertas, como un “cuatro y cuarto”. El acceso a estas plazas abatiendo los asientos delanteros es bastante “regulero”.
Por su parte, por la de atrás, el maletero con sus 285 litros de capacidad tampoco dará mucho de sí con el equipaje de los pasajeros. Sin embargo es una medida en la media del segmento, y que en este coche añade una sorpresa oculta: una rueda de repuesto “de verdad” camuflada bajo el piso.



Una vez en marcha, la postura al volante es muy buena, con todo a mano y a la vista y el “volantito” prácticamente reposando en tu regazo. La visibilidad está lograda hacia todos los ángulos y el coche maniobra como el urbano de menos de cuatro metros que es.

Pero vamos ya a la chicha del asunto. ¿Es GTi o no es GTi?
Bien, sí y no.
Ahora, los matices.
El planteamiento del coche no esconde sus aspiraciones. Tiene 200CV, una puesta a punto del chasis específica con una buena estabilizadora delantera, unos buenos discos de freno de 302 mm delante y 249 mm detrás, una suspensión firme y rebajada tipo McPherson/Rueda tirada con resortes helicoidales, un peso contenido de 1.235 kgs y unas prestaciones que anuncian el 0 a 100km/h en menos de 6,8 segundos.
La cuestión estriba en cómo gestiona todo ello este coche mediante uno de sus principales protagonistas, que no es otro que el motor.



El bloque 1.6THP de PSA/BMW no deja de recibir merecidos parabienes de todo aquel que lo ha probado. Es lineal, suave cuando debe y contundente cuando se quiere, inagotable en su entrega y se conforma con poco combustible. Yo lo adoro hasta el punto de que es mi motor de 4 cilindros y 1.600cc favorito.
Ahora, ¿es un motor GTi? Pues, para mí, no.

Y es que un GTi, y más un 208 GTi, no pide un motor perfecto, sino uno que te ponga los pelos de punta. Algo del estilo del 1.6T de Renault/Nissan. En rendimiento está a mucha distancia, y en agrado, y en consumo, y en… en casi todo la verdad, pero es rudo, rabioso, puntiagudo, exigente… lo que debiera ser en un coche de estos.
El 1.6THP en este 208 GTi queda como muy… soso.
Pero vuelvo a decir que es un propulsor genial. Y que una vez que ves lo fácil y rápido que mueve a este coche le perdonarás su falta –relativa- de carácter.
Porque para mejorar el tema, o enjugar su falta de “pasión”, está todo lo antedicho sobre el planteamiento del coche.



Tenemos una dirección rapidísima de lograda asistencia eléctrica y volante de kart que nos permite jugar con el coche tanto en carreteras de montaña como atravesando la ciudad como una bala, y un comportamiento del chasis muy neutro llevado al límite. Tampoco los sistemas de asistencia electrónica nos aguarán la fiesta yendo ligeros, pues están muy bien calibrados. Los frenos tienen el mordiente perfecto y la resistencia… apropiada; y la caja de cambios de 6 velocidades ofrece un accionamiento y escalonamiento ideal. Aunque tampoco la vas a usar mucho, pues el motor que llevas bajo el capó “se lo traga todo” y realiza adelantamientos fulgurantes incluso en sexta.
No hay pérdidas de tracción en aceleración en el eje delantero ni su configuración de tracción delantera sin autoblocante genera excesivos movimientos parásitos en la dirección.

En autopista pisa todo lo firme que le permite su liviano peso y unas ruedas de, para lo que ahora se gasta, modesta sección. El motor y el escape tienen un sonido bonito –más fuera que dentro- y el consumo que nos ha marcado en la prueba ha sido de 7,4 litros a los 104kms recorridos en uso mixto.



Con todo, este Peugeot 208 GTi de 22.900 euros, conserva la esencia GTi adecuándola a los tiempos. Es más perfume que agua de colonia, aunque los puristas lo vean más GT que GTi. Sin embargo, los tiempos cambian, y lo oportuno es cambiar con ellos. Lo mismo le pasa al Golf GTi. Lo más curioso es que quizá, los que más han cuidado esa leyenda, sean los que nunca usaron tan cacareada denominación…




NUESTRA NOTA: 8.5
Valoracion prueba 8.5
Cosas a favor

Comportamiento
Equipamiento
Motor excepcional

Cosas en contra

Asientos delanteros pequeños
Sin asas de techo sobre las puertas
Motor –demasiado- excepcional

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 1.598 c.c.
  • Potencia: 200 CV CEE
  • Par: 28 mkg
  • Tracción: delantera
  • Caja de cambios: manual 6 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 397/174/145 cms
  • Peso: 1.160 kgs
  • Ruedas: 205/45R17
  • Maletero: 285 l
  • Cap. Depósito: 50 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 230 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 6,8 seg
  • Consumo medio oficial: 5,9 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, TCS, 6 airbags, ordenador de a bordo, climatizador bizona, control y limitador de velocidad, radio CD con USB, pantalla táctil de 7", sensor de luces y limpias, suspensión deportiva, tapicería mixta de cuero, luces LED de día, faros antiniebla, pedales metálicos, iluminación interior específica...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Peugeot 208 GTi

  • Excelentes asientos... siempre y cuando estés delgadito

    Excelentes asientos... siempre y cuando estés delgadito
  • El cuadro de este 208 es específico de la versión GTi

    El cuadro de este 208 es específico de la versión GTi
  • Portentoso motor, quizá por eso no lo esconden bajo ningún plástico decorativo...

    Portentoso motor, quizá por eso no lo esconden bajo ningún plástico decorativo...
  • El pomo metálico del cambio mola, pero quema en verano y en invierno está frío como el hielo

    El pomo metálico del cambio mola, pero quema en verano y en invierno está frío como el hielo
  • Rueda de repuesto de análogo tamaño y diseño que el resto. De serie. Detallazo.

    Rueda de repuesto de análogo tamaño y diseño que el resto. De serie. Detallazo.
  • El 208 GTi es un gran coche... que sin embargo a mí me viene algo pequeño

    El 208 GTi es un gran coche... que sin embargo a mí me viene algo pequeño
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).