by AUTODOMINIS

Prueba del Land Rover Discovery4 SDV6 HSE

Land Rover Discovery4 SDV6 HSE

" El Loco de la Colina "

En estos tiempos de “SUVs Lights” en los que las cualidades camperas ceden en favor de la versatilidad y economía de uso, aún queda un irreductible todo terreno que no por su pureza renuncia a una buena dosis de lujo y comodidad.


La marca otrora británica Land Rover anda enfrascada en un proceso de sofisticación de su gama a raíz de la aparición del Evoque y su apabullante éxito. Range Rover, Range Rover Sport… todos quieren parecerse al benjamín y buscan reinterpretar en cada formato el “pijerío” del Range pequeño-pero-caro.
De hecho, el Discovery 4 que os traemos hoy aquí en breve recibirá una somera actualización que intentará emular los rasgos, en la medida de lo posible, de lo que ya se ha convertido en imagen de marca.
Pero el concepto se mantiene intacto, como sucede en el antiguo pero vigente Freelander y en el incombustible Defender, aunque estos dos tienen las horas contadas según hace tiempo nos viene sugiriendo el fabricante…



Con todo, el Land Rover Discovery se nos presenta como una alternativa “asequible” a sus hermanos con los que comparte apellido. Un gran todo terreno susceptible de ser usado para lo mismo que ellos… y un poco más.

Pero ya por fuera vemos que las goyerías destinadas a los Range tienen poca cabida en este coche –o al menos, hasta su restyling-. El Disco4 mantiene las líneas básicas del Disco3, del 2 e incluso del 1. De hecho, hay que mirar mucho para darse cuenta de que estamos ante un coche de 2013 y no confundirlo con uno de 2007 con lámparas de “tuning”.



Por delante, por detrás y por en medio el coche es, eminentemente, un Discovery. Grande, alto, cuadrado, macizo y bonito de puro sencillo.
Como rasgo de modernidad destaca su parrilla específica para la versión HSE, sus faros con luces de día en “constelación Svarowsky”, las nuevas llantas, los nuevos colores y los pilotos traseros de “semáforo LED”. El resto del coche es el mismo coche que conocemos desde hace años. Pero es que si algo está bien y funciona… ¿Para qué cambiarlo? Quien quiera un Evoque, que compre un Evoque. De hecho, como tires un poco de su lista de opcionales pronto llegarás al coste de sus hermanos mayores…

Visto y reconocido el exterior, pasamos al interior, donde la novedad, aún siendo escasa, es más llamativa.
La palanca de cambios ha sido reemplazada por el mando de lavadora que entra y sale y que tiene su origen en los primos de Jaguar. Tiene menos encanto, pero es cómoda y funcional.



Sin embargo, la rosca del Terrain Response ha sido sustituida por una sencilla botonera que permite el paso de una modalidad a otra –normal, barro y nieve, roderas, arena y piedras- a golpe de tecla. A ese mando se suman los de la altura regulable de la carrocería, el control de descensos y su pseudorreductora. Todo muy fácil de manejar y muy a mano. Hablando de mano, el freno de mano eléctrico mejora su mando y su accionamiento ya es automático de verdad.

En la consola central los mandos se agrupan a imitación Range, con el climatizador abajo, los mandos de la radio en medio y la pantalla multimedia, la misma que la de sus hermanos, en una posición elevada dejando su manejo táctil muy al alcance de conductor y pasajero.
Tras el enorme volante multifunción y forrado en cuero tenemos un cuadro que combina información digital con analógica, y la completa con un ordenador de a bordo bien dimensionado y con pantalla a color.

La calidad de los ajustes y materiales empleados es excelente, pudiendo mirar de tú a tú a cualquier SUV de campanillas.
La postura al volante es netamente elevada, sumando centímetros a la ya más que generosa altura del coche. Desde su amplio y muy cómodo asiento te sientes el rey de la carretera. La visibilidad es buena en todos los ángulos gracias en parte a su cámara de marcha atrás y a sus gigantescos retrovisores. Por cierto, hablando de espejos, los de cortesía en los parasoles no están iluminados. Un detalle curioso y cicuta…



Hay buenos huecos por doquier, grandes espacios en las puertas, guantera, posavasos y bajo el apoyabrazos común del conductor y pasajero, que es más un baúl accesorio que otra cosa, ya que como es costumbre en la marca, los asientos delanteros contemplan ya sus propios reposabrazos incorporados.
La sensación de espacio percibida en su interior hace justicia a las grandes dimensiones del coche, y si además cuentas con los tres techos panorámicos –uno por cada fila de asientos- y la tapicería “almond” clarita… el coche es todo luz y espacio.
En sus plazas traseras, obviamente con sus salidas de aire independientes, tres adultos caben, pero más justos de lo que se podría pensar. La cota más comprometida es el ancho. En altura y longitud no habrá ningún problema. El tintado de los cristales es mas bien oscuro, y es opcional incluso en este acabado.
Y pasamos a la tercera fila, que la tiene pues este coche homologa 7 plazas. El mecanismo de plegado y desplegado de los asientos que, cuando no se usan quedan enrasados en el maletero, no es ni todo lo fácil ni rápido que nos gustaría. A cambio, una vez montados ofrecen unas dos muy buenas butacas aptas para tallas hasta de metro ochenta de altura con unos peculiares reposacabezas y sitio suficiente para los pies.



Con estas plazas erguidas lógicamente el maletero se resiente, y de los 1.260 litros disponibles (medidos hasta el techo) deja apenas 350. Pero bueno, suficiente para dos maletas grandes a nada que seas mañoso en su colocación.
Con estas plazas abatidas el maletero es realmente grande y de formas muy cuadradas. Los principales obstáculos para cargar en este caso serán la toldilla y la tapa de doble apertura, la mitad para arriba y la mitad para abajo, pues para llevar un objeto al fondo del hueco te tienes que subir literalmente a la parte inferior de esta puerta. La rueda de repuesto, como buen TT, va colgada debajo de la carrocería.



Este Discovery HSE SDV6 esconde bajo su capó delantero el moderno y refinado propulsor de seis cilindros y tres litros de cubicaje animado por un turbo optimizado.
La suavidad inherente a la mecánica y el buen aislamiento del coche hace que en un primer momento pase más que desapercibido.
Con 255CV y 600NM de par, el bloque mueve con solvencia las dos toneladas largas del peso del coche. No da para prestaciones fulgurantes, pero sí que mejora -y bastante más sobre la carretera que sobre el papel- los datos de su versión humilde de sólo 211CV.

No hay demora en la entrega de potencia ni tampoco vacíos reseñables, pero es que el nuevo cambio automático de 8 velocidades ayuda mucho a no perder el ritmo.
Con unas relaciones de cambio muy cortitas entre sí, el Land Rover avanza siempre en la marcha correcta que garantiza potencia suficiente para la situación o conducción que estemos realizando. Y siempre con suavidad y rapidez. Ciertamente, esta caja casa a las mil maravillas con este motor y este vehículo, porque incluso mejora de manera sensible el consumo de gasoil. Nosotros hemos registrado 8,9 l/100kms en uso mixto. Medio litro menos que con el anterior Disco, inferior en potencia y con dos velocidades menos.



En cuanto a su manejo, en el entorno urbano llama la atención lo bien que va. Se conduce más parecido a un utilitario que a una “mole” de 483 cms de largo por alrededor de dos metros de alto.
Buena culpa de ello la tienen la ya mencionada buena visibilidad y una dirección suave pero directa que abre un ángulo de giro colosal. Ambas virtudes son también muy de agradecer cuando abandonamos el asfalto y decidimos probar las aptitudes camperas de este coche, que no son pocas. De hecho, son casi demasiadas. Pocos de sus usuarios sacarán partido al 100% a su sistema de tracción. Con ello quiero decir que para lo poco que hagamos, la motricidad está más que garantizada. Sin entrar en pormenores –pues estos darían para una prueba entera- diré que es muy difícil que el Discovery 4 se encuentre con obstáculo o camino insalvable. Al menos, hasta donde lleguen los límites de la física…

Al hilo de la física saco a colación su talón de Aquiles según muchos, que no es otro que su comportamiento en carretera. Que si es torpe, lento, que si balancea, que si se queda corto de frenos… pues vale. Pues no voy a decir que no, pero es que señores, estamos hablando de un todo terreno actual pero con su base y fundamento en la vieja escuela. No va tan fino como un Audi Q7 o un BMW X5, por descontado, pero para ser lo que es, se defiende un rato bien a cruceros legales sin dar muestra de inseguridad o duda en su manejo. De hecho, lanzado de viaje en autopista se convierte en una auténtica locomotora precisando de muy poco esfuerzo por parte del conductor.



Además, como su equipamiento de confort es muy amplio en esta versión, el viaje será de lo más plácido y tranquilo.
El precio tampoco te va a poner nervioso: son 68.600 euros de tarifa. 70mil para el que ves en las fotos. Pero su red de concesionarios contempla interesantes descuentos. Puedes llevarte un Discovery 4 SDV6 HSE equipado hasta arriba por algo menos de lo que vale el Range Rover Sport básico. Y este último tampoco mejora tantísimo el comportamiento de este Land Rover…



En definitiva, este “Disco4” compensa frente a otros productos de la gama y de su competencia, cumple holgado con los mínimos exigidos y lo amplía con una calidad “offroad” inalcanzable para la mayoría. Un Loco de la Colina políticamente incorrecto, pues no se conforma con ver las montañas desde el parking del mirador, a él le gusta sentirlas bajo sus ruedas.



NUESTRA NOTA: 9
Valoracion prueba 9
Cosas a favor

Extraordinario manejo
Terrain Response insuperable fuera del asfalto
Amplitud interior

Cosas en contra

Diseño algo añejo
Prestaciones discretas
Volante grande

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 2.993 c.c.
  • Potencia: 255 CV CEE
  • Par: 61,2 mkg
  • Tracción: integral permanente
  • Caja de cambios: automática 8 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 483/191/188 cms
  • Peso: 2.200 kgs
  • Ruedas: 255/55R19
  • Maletero: 1.260 l
  • Cap. Depósito: 82 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 180 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 9,3 seg
  • Consumo medio oficial: 8 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, alarma antirrobo, control de velocidad, control de descenso de pendientes, sistema antibalanceo, 6 airbags, climatizador bizona, control de velocidad, diferencial central bloqueable, Terrain Response, asientos eléctricos calefactables, navegador, tapicería de cuero, faros bixenon, bluetooth, control de aparcamiento, sensor de luces y limpias, equipo de audio con conexión USB+iPod...

"Bonus Gallery"
Fotografías del Land Rover Discovery4 SDV6 HSE

  • Los tres techos solares proporcionan un ambiente de lo más luminoso

    Los tres techos solares proporcionan un ambiente de lo más luminoso
  • Hablando de luces, los faros delanteros con luces de día son de lo más barrocos...

    Hablando de luces, los faros delanteros con luces de día son de lo más barrocos...
  • El interior combina lujo, tecnología y sencillez a partes iguales

    El interior combina lujo, tecnología y sencillez a partes iguales
  • De la posición más baja de la suspensión a la más elevada...

    De la posición más baja de la suspensión a la más elevada...
  • ... van un par de palmos. Ideal para uso offroad y para subirse a los bordillos

    ... van un par de palmos. Ideal para uso offroad y para subirse a los bordillos
  • En otro SUV, esto no sería otra cosa que un rayón de parking. En el Discovery puede ser producto del ataque de un oso pardo en lo alto de los Picos de Europa

    En otro SUV, esto no sería otra cosa que un rayón de parking. En el Discovery puede ser producto del ataque de un oso pardo en lo alto de los Picos de Europa
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).