by AUTODOMINIS

Prueba del Range Rover Evoque SD4 Prestige aut.

Range Rover Evoque SD4 Prestige aut.

" Mucha marcha "

Range Rover ofrece en su atractivo SUV compacto de lujo un motor diesel con más chicha que el TD4 de 150CV, y además, viene acompañado de mucha marcha pues su caja de cambios automática contempla ya ni más ni menos que 9 relaciones.





Aunque el exitoso Evoque recibirá su primer remozado “importante” a la vuelta del verano, su estampa luce tan llamativa como el primer día, o bueno, quizá algo menos debido a su relativa proliferación –en según qué barrio…- en los últimos años.

El Baby Range sigue pareciendo un coche caro y bueno, o sea, enseña lo que realmente es.
Esta unidad nos llega con el acabado lujoso Prestige, que contempla las elegantes llantas multirradio que veis en las fotos, algún que otro cromado, y un interior hasta arriba de cuero. Sin embargo, se echa de menos algún detallito más de equipamiento, pues tanto el navegador, la regulación eléctrica completa de los asientos o la cámara de marcha atrás vienen con sobreprecio. Y estamos hablando de un coche de más de 52.000 euros… al menos los faros de xenón, con su barroca iluminación de día, sí que son de serie.
Por cierto que la pintura metalizada de nuestro coche era fascinante. Nos tuvo dos días engañados pensando que era simplemente negro, hasta que salió el sol y lució en todo su esplendor el bonito color berenjena. Esta tonalidad se llama “Barolo Black” y poco tiene que ver con lo que enseña el configurador de la marca en su web. Es una cuestión de luces y sombras y para elegir o descartarlo recomiendo encarecidamente ver antes uno en vivo y en directo.



Bueno, pues salvo la doble salida de escape de este SD4 y la placa trasera que lo distingue, ninguna diferencia más con el TD4 que probamos meses atrás. Y es que aquel, también era un “Prestige”. Por cierto, al hilo de la denominación, seguro que en las localidades de la costa gallega no venden demasiados con este acabado…

El interior, como todo buen Range, no decepciona.
Y es que por más que apriete la competencia, el Evoque sigue haciendo gala de unos materiales, unos ajustes, un buen gusto y una sensación de poderío superior sin duda a la media.
Las únicas pegas que le puedo sacar son unos asientos de banqueta algo estrecha, una pantalla multimedia demasiado tumbada lo que provoca molestos reflejos y una tercera plaza central anatómicamente incómoda.



En lo demás, va de notable a sobresaliente.
También sigue siendo un coche muy capaz gracias a su generosa anchura, la misma que hace que muchos lo confundan con SUVs de categorías superiores, y no me crean cuando les digo que de punta a punta, un Evoque es, al o largo, lo que un Ford Focus.
Ello le permite a su vez ofrecer un buen maletero con 550 litros (539 nos han salido a nosotros) aprovechables y a una altura del suelo que no provocará que te deslomes al intentar levantar hasta su umbral objetos pesados.
Lo dicho, hasta este punto, como un Evoque eD4, TD4 o Si4.



Y el caso es que tampoco hay mucha diferencia bajo el capó, pues el bloque utilizado es el mismo cuatro cilindros de 2.179 centímetros cúbicos que usan los mencionados escalones inferiores, eso sí, este está afinado y optimizado en sus componentes y electrónica hasta llegar a los 190 CV y 419 NM de par.
Es el mismo motor que Jaguar emplea en su XF 2.2d y que ya está por encima de los 200CV, supongo que por cuestión de prestigio.

Pues bien, los 40 CV “extra” de este SD4 le sientan de maravilla a las prestaciones, al menos, sobre el papel. Y es que homologa unas cifras netamente mejores que el TD4, sin embargo, a la hora de trasladarlas a la carretera, no hemos notado una mejora tan sensible.



El Evoque SD4 se muestra capaz y potente, por supuesto, con un sonido de motor bien amortiguado en el interior, pero no de manera tan determinante como cabría esperar.
Eso yendo uno sólo, pero las cosas cambian cuando viajan 5 y se acompañan de su equipaje, aquí sí que su ventaja es clara. No digamos ya si vamos a tirar de remolque; entonces no lo dudes, el SD4 con tracción integral 4WD es tu coche.
Además, para mayor escarnio, en esas circunstancias (viajando con pasajeros) el SD4 puede presumir de igualar el consumo medio de las versiones de 150CV y tracción integral al permitirse rodar más desahogado.
En nuestra prueba de consumo medio, hecha con sólo un pasajero y depósito en ¾ de capacidad, marcó unos loables 7,7 litros en 102 kilómetros de uso mixto.
Y ese uso mixto también contempla una parte “off road”, un terreno en el que el Range disfruta como pocos. A estas alturas poco más y poco mejor se puede decir ya de su “Terrain Response”, un dispositivo de fácil manejo –va simplificado con respecto a sus hermanos mayores- que a golpe de tecla te permite afrontar con solvencia situaciones ante las que se arruga su competencia.

Ahora hablaré de su caja de cambios, la nueva ZF de convertidor de par y 9 velocidades. Una caja que en su interior, guarda cosas buenas y cosas malas.
Yo había probado la ZF de 8 marchas en el Jaguar XF 2.2d familiar, y, si repasáis la prueba, veréis la frustración que me provocaba no poder aguantar la octava a nada que las circunstancias del tráfico se complicaran. Algo frecuente en una ciudad como Madrid. El peso y la potencia del coche se me antojaban excesivo por un lado e insuficiente por el otro para poder con tanta marcha.
Bien, pues en el Evoque puedo decir lo mismo… +1, pues hay una marcha más y algo menos de potencia. Por no hablar de que el Evoque pesa 50 kilos más que su primo…
Con ello, la novena aguanta engranada un suspiro, de hecho, nos costó un rato largo sacar la foto que podéis ver en la galería. Incluso en modo “manual”, el cambio nos bajaba una o dos relaciones a la que nos distraíamos.
Y en los adelantamientos en carretera secundaria, lo normal era bajar tres de golpe para salir fuertes y seguros.



Pero como te digo una cosa, te digo la otra: es una caja muy rápida, muy suave y muy capaz de seleccionar en cada momento la velocidad exactamente necesaria, sin dudas ni retardos innecesarios. También hay que reconocer que pone su granito de arena a la hora de aquilatar el consumo, pues a pesar de los cambios frecuentes, el motor se mantiene girando muy bajo de vueltas.
No quiero desanimar a nadie con el hándicap del exceso de marchas, a mi juicio, pues sólo se le saca falta si te dedicas a probar coches y analizar sus defectos. Seguro que como usuario común, sobre todo percibirás sus ya mencionadas ventajas (suavidad, rapidez, eficacia y menos consumo).

Los frenos son buenos aunque como en todo buen SUV están más pensado para rodar tranquilos y tienden a agotarse en uso exigente, la dirección es más cómoda que precisa y la suspensión es capaz de filtrar lo que le echen, sea dentro o fuera de la carretera, sin protestar demasiado, aunque lo pasajeros traseros sí se puedan quejar de manera puntual de algún rebote al pasar un badén de esos traicioneros de plástico.



En suma, el Evoque SD4 AWD automático es un muy buen coche, casi tanto como lo que cuesta, por ello y si lo vamos a utilizar la mayor parte del tiempo solos y rara vez saldremos al campo, mejor optar por un eD4 de tracción sencilla y pulirse la diferencia de precio en opciones hasta dejarlo casi a la altura de un Bentley.
Claro, que ello nos obligará a dejar en la cuneta la transmisión automática de 9 velocidades. Sin embargo, no por ello dejarás de tener un Evoque la mar de marchoso.


NUESTRA NOTA: 8
Valoracion prueba 8
Cosas a favor

Calidad de acabados
Versatilidad
Imagen de marca

Cosas en contra

Banquetas estrechas
9 marchas igual son muchas marchas…
Precio muy elevado

motor
MOTOR
  • Cilindrada: 2.179 c.c.
  • Potencia: 190 CV CEE
  • Par: 419 NM
  • Tracción: integral permanente
  • Caja de cambios: automática 9 velocidades
dimensiones
Dimensiones
  • Largo/ancho/alto: 435/196/160 cms
  • Peso: 1.790 kgs
  • Ruedas: 235/55R19
  • Maletero: 550 l
  • Cap. Depósito: 60 l
prestaciones
Prestaciones
  • Velocidad máxima: 195 km/h
  • Aceleración 0-100km/h: 8,5 seg
  • Consumo medio oficial: 6,0 l/100kms
equipamiento
Equipamiento
  • Equipamiento: ABS, BAS, EDB, ESP, 6 airbags, arranque por botón, bluetooth, sensor de luces y limpias, faros bixenon, freno de mano eléctrico, tapicería de cuero, asientos delanteros de regulación semieléctrica, luces diurnas led, faros antiniebla, toma USB, retrovisores plegables eléctricos, climatizador bizona, sensor de parking trasero, control de velocidad, llantas de aleación de 19"…

"Bonus Gallery"
Fotografías del Range Rover Evoque SD4 Prestige aut.

  • Igual 9 marchas van a ser muchas marchas para este coche…

    Igual 9 marchas van a ser muchas marchas para este coche…
  • Maletero capaz y muy aprovechable en sus formas. Esta vez, no hay rueda de repuesto bajo el piso

    Maletero capaz y muy aprovechable en sus formas. Esta vez, no hay rueda de repuesto bajo el piso
  • La denominación SD4 identifica al Evoque diesel más potente. El polvo del camino, a cualquiera con tracción 4WD…

    La denominación SD4 identifica al Evoque diesel más potente. El polvo del camino, a cualquiera con tracción 4WD…
  • Para muchos SUV actuales poner una rueda en el campo es casi impensable. El Evoque, sin embargo, se siente en casa con las cuatro sobre el terreno

    Para muchos SUV actuales poner una rueda en el campo es casi impensable. El Evoque, sin embargo, se siente en casa con las cuatro sobre el terreno
  • ¿Qué pasa cuando choca un objeto imparable contra un objeto inamovible? Pues que sale polvo y humo…

    ¿Qué pasa cuando choca un objeto imparable contra un objeto inamovible? Pues que sale polvo y humo…
  • Hacer derrapar el Evoque no es sencillo por muy deslizante que sea la superficie…

    Hacer derrapar el Evoque no es sencillo por muy deslizante que sea la superficie…
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).