by AUTODOMINIS

Alfa Romeo 33

Alfa Romeo 33

" Diga treinta y tres "

Como si esa frase asociada a una consulta médica fuera premonitoria, la historia del compacto italiano vino asociada a su fama de poco fiable y delicado. No obstante, este Alfa 33 que duró 12 años en catálogo, gozó de un gran éxito de ventas.


El Alfa romeo 33 se presentó a principios de 1983 y su producción se alargo hasta 1995. Venía a sustituir a otro modelo… digamos “endeble” de la marca: el Alfasud.



El 33 era el modelo de acceso a Alfa Romeo, ofreciendo una carrocería deportiva de tres volúmenes con portón trasero. Media algo más de cuatro metros de largo, uno sesenta y cuatro de ancho y apenas levantaba un metro y treinta y seis centímetros del suelo. Compartía chasis con el Fiat Tipo y algunos elementos mecánicos.

Su producción arrancó en la factoría de Nápoles para después trasladarse a Milán y volver, para su última serie, a la de Pomigliano de Arco.



Su nombre “33” hacía referencia a los Alfa Romeo 33/2 y 33 Stradale de 1967, unos emblemáticos coches de carreras.

El diseño corrió a cargo de Ermanno Cressoni, mientras que la versión familiar -Giardinetta- lanzada en 1984 la firmaba el mítico Studio Pininfarina.

Era un coche de tacto deportivo -a pesar de su tracción delantera- y comportamiento muy ágil. Sus motores eran de tipo bóxer con carburación simple, doble e inyección en su última serie.
Los había de 1.300 c.c. con 79 caballos (86 con doble carburador), 1.500 c.c. con 95 caballos (105 con doble carburador) y el más codiciado 1.700 que son su doble Weber ofrecía la nada desdeñable cifra de 117CV que lo volvían un coche muy rápido (no olvidemos que apenas superaba la tonelada de peso en vacío).



El mantenimiento y regulación de estos motores y sus carburadores requería de talleres especializados puesto que para la correcta puesta a punto del motor se hacía necesario el uso de un vacuómetro… y estas puestas a punto eran más frecuentes de lo deseable.

Otro problema añadido era su sistema eléctrico, un continuo quebradero de cabeza para sus dueños que implicaba desde molestos “duendes” en la iluminación interior y exterior hasta problemas de encendido en el motor.

Sin embargo, lo que más fama le dio al coche, fue su insultante tendencia a oxidarse.
Y es que para la fabricación de su primera serie Alfa recurrió a un acuerdo con la URSS para que le suministrase acero, y este resulto ser de una calidad paupérrima.
También es llamativo que la marca no se decidiera a galvanizar las carrocerías hasta la aparición de sus tercera serie en 1990, que también vino con los nuevos motores de inyección 1.3 (89CV), 1.5 (97CV), 1.7IE (107CV) y 1.7 16 válvulas reservado para las versiones Sport y Quadrifoglio que ofrecía 137 brillantes caballos de fuerza. También fue este, junto con el 1.5 en su inicio, el motor que utilizaba la versión 4x4 del modelo, denominada Q4 y sólo disponible en versión familiar o Sport Wagon.



Mención aparte merece el bloque diesel lanzado en los años 90. Era un voluntarioso 1.800 c.c. turbo fabricado por VM Motori que ofrecía 83CV… con sólo tres cilindros. Sólo se vendió en determinados mercados. El italiano, entre otros.

A la prensa del motor le gustó el coche. Pero claro, eran coches nuevos que sólo pasaban unos días por sus manos. Alabaron su tacto Sport, su buena habitabilidad, el equipamiento completo de sus versiones intermedias, (cristales tintados, lavafaros, espejos de cortesía, mechero, ordenador de a bordo…) y sus soluciones ingeniosas como el cuadro que se ajustaba de manera solidaria con el volante (y que se sustituyó a los dos años del lanzamiento del modelo). Lo que no les gustaba nada era sus frenos, muy pobres siendo los traseros de tambor, y la quinta velocidad de su caja de cambios que actuaba como un simple overdrive. También anotaron faltas de motricidad del tren delantero bajo fuerte aceleración en las versiones más potentes.



Comentar también que el 33 “ranchera” sirvió como base para un prototipo híbrido de la marca, que combinaba el 1.5 bóxer de gasolina con un pequeño motor eléctrico de 12 kw de fuerza acoplado a la caja de cambios y capaz de mover el coche por sí sólo durante 5 kms (despacio, eso si). Sólo se fabricaron 3 unidades. Pero sirva para dejar patente que este tipo de tecnología aunque nos la creamos nueva, viene de bastante atrás.

A pesar de sus problemas y defectos, el Alfa Romeo 33 fue un coche de enorme éxito para la marca pues vendió más de 1.000.000 de unidades antes de ser relevado por los Alfa 145/146 en 1995.



Su precio para nuestro mercado era, por ejemplo, de 1.870.000 pesetas (unos 11.000 euros) en 1.989 para la versión 1.7 IE, que era prácticamente lo mismo que nos pedían por un Peugeot 309GT o un Ford Escort XR3i. Eso sí, ambos eran algo menos potentes que el Alfa.


"Bonus Gallery"
Fotografías del Alfa Romeo 33

  • El bloque boxer del Alfa 33 era realmente compacto e iba colocado muy adelantado en el vano.

    El bloque boxer del Alfa 33 era realmente compacto e iba colocado muy adelantado en el vano.
  • En su restyling de 1986 apenas se cambiaron los tapacubos, las molduras y se tintaron los pilotos traseros.

    En su restyling de 1986 apenas se cambiaron los tapacubos, las molduras y se tintaron los pilotos traseros.
  • Su cambio en 1990 fue mucho más profundo haciéndolo más moderno... y del gusto de los años 90.

    Su cambio en 1990 fue mucho más profundo haciéndolo más moderno... y del gusto de los años 90.
  • Mientras que los Carabinieri eran de Alfa 75, la Polizia se conformaba con los 33. Quadrifoglio, eso sí.

    Mientras que los Carabinieri eran de Alfa 75, la Polizia se conformaba con los 33. Quadrifoglio, eso sí.
  • Esto es un Alfa Romeo Arna. O sea, un Alfa 33 fabricado por Nissan para vender en algunos mercados.

    Esto es un Alfa Romeo Arna. O sea, un Alfa 33 fabricado por Nissan para vender en algunos mercados.
  • Su fama de poco fiable y su tendencia a oxidarse condenó a muchos 33 a una retirada precipitada al campo.

    Su fama de poco fiable y su tendencia a oxidarse condenó a muchos 33 a una retirada precipitada al campo.
Curro San Miguel.com
Equipo C
Francisco -Curro- San Miguel (Editor), Marisa Castre (Directora de Contenidos), Santi García, F. David Arós, Michael D. Hesse, David S. Pareja (Colaboradores), Roberto Sanjuan (Webmaster).